Colaborador Invitado

La foto a color de las empresas en 2021

Las compañías están conscientes de que el futuro del trabajo ha cambiado. Los esquemas flexibles y la búsqueda del bienestar del personal, son parte de la nueva realidad empresarial.

Juan Carlos Pérez Rocha, director general adjunto de Banca de Empresas de HSBC México

Si pudiéramos tomar una fotografía de cómo las empresas en nuestro país están trabajando este 2021, a más de año y medio de distanciamiento social, veríamos una imagen muy distinta a la que se observaba en años previos a la pandemia. Y en ello han jugado un factor clave tanto los cambios realizados por las empresas a su negocio como la mirada introspectiva que han efectuado para reconocer e incentivar, de forma renovada, la contribución de su capital humano en un entorno en constante evolución.

¿Qué veríamos en la foto del 2021? Seguramente que muchas empresas ya viven los beneficios de la acelerada adopción de más herramientas digitales para atender las nuevas necesidades de sus clientes; otras han tenido éxito en la mejora de procesos y búsqueda de eficiencias, sea en producción o en la incursión de nuevos mercados, productos o proveedores. Otras han encontrado en los vehículos financieros verdes o sustentables una respuesta que antes no habían considerado y que –ahora lo saben–, les son útiles y son valoradas por su mercado.

Si traspasamos las puertas de las empresas, veríamos que esa misma foto registra un espacio más relevante para el home office, los horarios flexibles y en general un replanteamiento de las formas de trabajo dentro de las oficinas, por supuesto dependiendo de la actividad de que se trate. Todo ello es parte de la composición a color de esta imagen.

Este año la encuesta global Navigator de HSBC se centró en identificar cómo las empresas perciben que será el futuro del trabajo. Fue muy interesante ver cómo muchas compañías encuestadas manifestaron este año que enfrentan una batalla para retener y atraer a su personal, pues identifican que su capital de trabajo está asociado con lograr una rentabilidad de largo plazo. Perciben que los horarios flexibles, el trabajo remoto y el bienestar de los colaboradores llegaron para quedarse, por supuesto dependiendo del rol y la industria, como ya mencioné, y con un énfasis que va más allá de solamente los incentivos financieros.

Según los resultados de esta encuesta, la aportación que representa el capital humano en el crecimiento de las empresas a futuro, tiene aún mayor relevancia y se relaciona más con objetivos tradicionalmente inherentes a sus actividades, tales como hacer crecer el negocio, mejorar sus costos y el servicio al cliente, además de la búsqueda de una mayor integración digital, etc.

Es interesante que las empresas consultadas también perciben en los próximos tres años al futuro el espacio de trabajo como un lugar donde los colaboradores puedan realizar actividades en equipo, donde puedan socializar y desarrollar relaciones con los clientes e incentivar la innovación. Sólo 12 por ciento de las empresas encuestadas a nivel global dijo que le gustaría trabajar de forma remota en su totalidad.

Independientemente del giro, desde el año pasado el entorno de negocios ha sido retador para todas empresas. Los cambios y adaptaciones internas y externas, tuvieron lugar en poco tiempo. Y fue al interior de los equipos, quizá a distancia o presencial, donde las decisiones a tiempo, las estrategias adecuadas, la rápida adaptación y resiliencia, hicieron en muchos casos que el aterrizaje fuera exitoso.

El capital humano siempre ha sido un activo valioso. El aprendizaje que nos ha dejado el distanciamiento social ha sido que este activo también ha vivido una evolución y que las compañías están conscientes de que el futuro del trabajo ha cambiado, por lo cual hoy los esquemas flexibles y la búsqueda del bienestar del personal, más allá del incentivo económico, son parte de la recuperación del empleo que se está viviendo y de la nueva realidad empresarial.

Hoy, muchas empresas que se observen en esta hipotética foto del 2021 se sorprenderían de lo diferentes que son respecto a cómo eran antes de la pandemia. Los aprendizajes que dejó esta rápida adaptación y, sobre todo la resiliencia y capacidad de respuesta de sus equipos, deben ser utilizados para cimentar la foto que desean ver en los siguientes años.

COLUMNAS ANTERIORES

La economía circular, clave para alcanzar la sostenibilidad
Con maroma y teatro Hamilton gana y empata en el torneo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.