Colaborador Invitado

Cooperando y entregando soluciones

La regularización del los llamados “autos chocolate” tiene como objetivo erradicar el crimen, no agravar la situación de la industria automotriz, asegura Ricardo Velázquez Meza.

Como parte del trabajo legislativo que se lleva a cabo en la cuarta transformación, se trabajó con anticipación y cautela el acuerdo regularizador de los llamados “autos chocolate”, este acuerdo tiene la finalidad principal de proteger la seguridad nacional y estatal de las entidades mexicanas fronterizas.

Me gustaría aclarar la función y aplicación de este acuerdo, ya que recientemente he notado en ciertos medios de comunicación, información sesgada y poco confiable, donde comentan que, por medio de este acuerdo, se agravaría más la difícil situación que viene arrastrando desde hace varios meses la industria automotriz mexicana.

Teniendo en cuenta lo anterior, me gustaría hacer énfasis en que eso es incorrecto, ya que el motivo principal de la consolidación de este acuerdo firmado el 16 de octubre de 2021, por parte del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es ofrecer mayor seguridad y herramientas a la erradicación del crimen, el cual aprovecha estos autos para delinquir.

Esta medida atiende un problema ya existente, que no con el hecho de ignorarlo significa que va desaparecer, el hecho de afrontarlo y ofrecer una solución viable al tema, brinda seguridad a todas o y todos, ya que como poseedor de un vehículo, puedes estar tranquilo que tu auto no mantiene una procedencia ilícita y que puedes transitar libremente sin el temor de que te detengan, además de tener la certeza de estar manejando un auto que cumple con las especificaciones requeridas por las normas de calidad mexicanas. Como peatón, o usuario de medios de transporte alternos, tienes una mejor calidad de aire que mejorará tus traslados, ya que como se mencionó anteriormente, las normas de calidad serán aplicadas en todos los registros vehiculares, por lo que aquellos que emitan una mayor cantidad de gases contaminantes, simplemente no podrán circular más.

Por otra parte, el resto de los sudcalifornianos también obtienen beneficios, ya que el Estado al obtener estos ingresos autogenerados, tiene la capacidad para invertir en las necesidades locales primordiales y contrario a lo que se comentaba en algunos medios, esta no es una medida en contra de la industria automotriz y a favor de las finanzas públicas, este ingreso adicional, es solo y únicamente por un corto periodo de tiempo, en lo que los autos que ya fueron ingresados ilegalmente al país antes del 16 de octubre y transitan en las entidades de Baja California Sur, Baja California, Chihuahua, Sonora, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, pueden regularizarse mediante la aprobación de los requisitos necesarios y la aportación de aproximadamente $2,500 por vehículo.

Con estas acciones se hace evidente la disposición y el trabajo en conjunto, por parte del Ejecutivo y los diversos gobiernos estatales, cooperando y entregando soluciones, ya que esas son algunas de las características de nuestra cuarta transformación y desde el Senado de la República seguiremos impulsando iniciativas que resuelvan y converjan en el beneficio para todos.

Ricardo  Velázquez

Ricardo Velázquez Meza

Senador de la República en la LXV Legislatura

COLUMNAS ANTERIORES

Hacia un nuevo modelo de desarrollo
En la cadena de la inflación, la seguridad es eslabón

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.