Clemente Ruiz Duran

La apretada agenda de fin de año: retos para la recuperación

La reforma eléctrica, el Inegi y las decisiones del Banco de México moldearán el desarrollo de la economía y la sociedad en los próximos años.

Este fin de año se perfila complicado, por una parte se buscará definir la reforma elétrica, y por otra se precisarán los cambios en dos instituciones claves para el país: Banco de México e Inegi. Estos acontecimientos perfilarán la trayectoría que seguirá el país en lo que resta de esta administración. Sobre la reforma eléctrica se ha generado una amplia especulación, ya que ante su eventual aprobación las empresas estadounidenses han empezado a contraer su inversión en el país, como es el caso de General Motors que en abril anunció que invertiría mil millones de dólares para construir vehículos eléctricos en 2023 en el estado fronterizo de Coahuila. De hecho la compañía ha estado muy activa, ya que invirtió en un nuevo taller de pintura de alta tecnología en Ramos Arizpe, que actualmente ensambla vehículos convencionales de combustión interna, incluidos los modelos Chevrolet Equinox y Blazer, junto con motores y transmisiones. Esto mostraba su interés de continuar ampliando su planta productiva en México. Sin embargo, la semana pasada Francisco Garza, presidente y director de GM México, anunció que dejaría de invertir en el país ante la falta de un marco jurídico que priorice las energías renovables, por lo que tendrá que buscar otro destino de inversión.

Queda claro que el país requiere renovar su planta automotriz para dar paso a la electromovilidad que será crucial para cumplir con las metas de reducir las emisiones de efecto invernadero como se acordó en el Acuerdo de París. Todo esto demanda de fuertes inversiones, por lo que debería estarse pactando un programa de renovación, buscando adaptar la vieja infraestructura de generación de electricidad a una nueva era de energías sustentables.

El economista Xavier Sala I Martín, en su alocución en el seminario de educación financiera de Citibanamex, señaló que estamos transitando por aguas turbulentas del just in time, que suponía abastecimientos a tiempo para las cadenas de valor, y que está siendo sustituido por el just in case, en donde se requiere aumentar los inventarios para evitar escasez de componentes como los que estamos viviendo el día de hoy.

En esta perspectiva se requiere pensar en un redespliegue de las capacidades productivas en el país, que renueven la planta productiva con una logística que asegure que los abastecimientos no se verán coartados por la insuficiencia de materias prima. Es un cambio en términos de la logística de la forma como han funcionado hasta hoy las cadenas de valor en donde el punto esencial era el abastecimiento justo a tiempo. Hoy a finales de 2021 sabemos que la escasez de materias primas para la elaboración de chips ha roto este tipo de abastecimiento. En esa perspectiva se deben buscar efectos complementarios en la inversión, alentando inversiones complementarias en la generación de electricidad y no limitando el esfuerzo de generación de fuentes alternativas. Es el momento de un redespliegue de la inversión, para lo que se requiere un gran pacto con el sector privado nacional y extranjero para construir el país del año 2050.

A este debate de la reforma electrica se tendrá que añadir el de los cambios en instituciones claves, se tendrá que confirmar si definitivamente se realiza un cambio en el Banco de México o si se decide darle un voto de confianza al actual gobernador para que continúe al mando de esta institución. En esa perspectiva debería de analizarse la decisión del presidente Biden de ratificar a Jerome Powell como cabeza de la Reserva Federa. Su apuesta es que Powell está bien posicionado para frenar la inflación, sin deshacer el robusto mercado laboral. Esta medida asegura la continuidad de la política en un momento de incertidumbre económica mundial, el respaldo a la decisión del Presidente provino de muchos demócratas poderosos, así como legisladores republicanos que expresaron su apoyo a esta designación, argumentando que mantendrá a la Reserva Federal en un rumbo estable.

Otra decisión clave en diciembre será si se ratifica a Julio Santaella en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) quien ha realizado una labor extraordinaria para mantener la calidad de la información económica a los más altos estandares internacionales. El Inegi se ha convertido en una pieza clave para que el país gane credibilidad en el extranjero, sin que se pongan en duda sus estimaciones de contabilidad económica y social, ni la medición de la inflación, a lo que se ha sumado el desarrollo de un sistema de información estadística y geográfica con los más altos estándares internacionales. A lo anterior cabe sumarle el extraordinario papel que jugó durante la pandemia, sacando el censo de población y diseñando y rediseñando encuestas estratégicas para que el país estuviera informado del acontecer del país en medio de la pandemia.

El país vivirá en este diciembre difíciles decisiones, que sin lugar a duda moldearán el desarrollo de la economía y de la sociedad, esperamos que se analice a profundidad cada una de las cruciales decisiones y se logre consolidar la institucionalidad de la nación, para hacer frente a los difíciles tiempos que le esperan al país en los próximos años.

COLUMNAS ANTERIORES

2021, la recta final: el reto de la transformación
La difícil agenda del encuentro trilateral

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.