Claudia Olguin

Ola omnicanal

La tecnología es el hilo conductor para responder a los nuevos retos del mercado. Se trata del uso de recursos digitales que harán factible un servicio de consulta precisa y eficaz.

El comercio electrónico y lo que está por venir con el hotsale es preámbulo de la forma en que el péndulo que le hizo crecer con la pandemia llegue a un punto de equilibrio o continúe en una franca expansión.

A finales de 2021, Openpay y Americas Market Intelligence en el estudio Comercio Electrónico Mexicano decía que en nuestro país las compras en línea alcanzaron 50 mil millones de dólares, con un ritmo de crecimiento sostenido de 27 por ciento que se mantendría en los próximos tres años.

Hasta ese momento, las categorías de productos ganadoras en la pandemia y el avance de los métodos de pago, eran determinantes para la evolución.

Y no menos importante era el hecho de que 53 por ciento de los consumidores nacionales mayores de 15 años había tenido experiencia en compras en línea y hasta 2020, 74 por ciento de las ventas eran a través de smartphones. Este último elemento es revelador. En un encuentro online reciente organizado por Napse se puso sobre la mesa que los 88 millones de usuarios con acceso a celular son una oportunidad para los retailers en abrirse paso a la omnicanalidad.

Este volumen de usuarios es la oportunidad de quienes participan en el retail para lograr subirse a la ola de las ventas online. Para la firma que en México dirige en el área comercial Antonio Rivero, el e-commerce es un canal de exposición para la comercialización de productos, pero en el camino quedan el incremento de la conversión, la optimización de la logística y simplificar las operaciones tributarias.

Por ende, en el camino a la presencia omnicanal entender los hábitos de consumo y los canales logísticos es clave dado que la multicanalidad representa conocimiento y acceso a los distintos canales donde la experiencia es total.

Ya sea en productos de consumo cotidiano o en mercados sofisticados como la moda, los consumidores cambiaron.

La firma Scandit encuestó a 73 ejecutivos de marcas de moda -18 de lujo- y más de tres mil consumidores. En la investigación Future of Fashion In-Store Engagement se reveló que los consumidores de la industria de la moda elevaron las expectativas en la experiencia de compra para tiendas físicas.

Un 93 por ciento de las marcas encuestadas prioriza la venta experiencial como la clave en la vida pospandemia de las tiendas físicas. Por lo anterior, un gran número realiza inversiones en tecnología para favorecer el desarrollo de experiencias multicanal con sus clientes.

En este proceso son relevantes las compras eficientes, el servicio de calidad y las experiencias emocionantes, dado que 47 por ciento de los consumidores no acudiría a una tienda para evitar largas filas, 43 por ciento por disponibilidad limitada de stock y 36 por ciento requiere conocimiento de los empleados respecto a los productos.

Y es que la tecnología, al final del día, es el hilo conductor para responder los nuevos retos del mercado. Se trata del uso de herramientas y recursos digitales como aplicaciones, que harán factible un servicio de consulta precisa y eficaz.

Apps eficientes han demostrado en estos tiempos incrementos en las ventas, dado que 75 por ciento de los consumidores de este sondeo dijo que utilizaría aplicaciones para acceder a promociones y ofertas especializadas, además de obtener información específica de los productos.

La revolución digital y la presencia omnicanal, más allá del crecimiento del comercio electrónico, son la respuesta al fortalecimiento del retail que busca transitar a los nuevos tiempos que dejó el COVID-19.

COLUMNAS ANTERIORES

Inflación profundiza huella
Reposicionamiento de activos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.