Claudia Olguin

E-commerce y logística consolidan

Se estima que 30 por ciento de la demanda de espacios inmobiliarios en el tercer trimestre correspondió a empresas de e-commerce y 22 por ciento del segmento logístico.

El crecimiento vertiginoso del comercio electrónico que inició como una necesidad acelerada por la pandemia, se convirtió en el principal aliado para la comercialización de bienes y servicios en los últimos 18 meses.

Aquí hemos comentado lo que esta alternativa de ventas alivió en las tiendas departamentales y de autoservicios, al igual que a miles de restaurantes como una oleada que compensó las caídas generadas por el cierre de actividades ante la emergencia sanitaria. Los niveles no han llegado a los registrados en 2019, pero algunos analistas que observan su evolución ven al e-commerce como una industria que atemperaba la intensidad de su crecimiento, pero que llegó para quedarse y fortalecer las políticas de presencia omnicanal en los retailers.

Con todo, las visitas a centros comerciales de las últimas semanas empiezan a reflejar en México y principalmente otros mercados con ciclos avanzados de vacunación, un regreso con avances que comienzan a dejar atrás una crisis profunda . Donde sí se observan pasos acelerados en el efecto es en los corredores inmobiliarios industriales suburbanos de la Ciudad de México y otros mercados como Guadalajara y Monterrey.

Desde el cierre del segundo trimestre del año, el avance generó en el mercado clase A, que tenía entonces un inventario entre 9.37 y 12.7 millones de m2 y se duplicara la absorción neta. Esta inercia no se ha detenido y al cierre del tercer trimestre, sino que consolidó la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) a la cabeza de la disponibilidad territorial con un incremento de 893 mil m2, superficie equivalente a 26 por ciento más que lo registrado en el mismo periodo de 2020.

Dicho comportamiento, de acuerdo con lo reportado por el área de market research de CBRE, es también producto de la reinvención de este mercado y quienes en él participan, de tal razón que el inventario creció a 9.43 millones de m2.

Y no sólo eso, la nueva oferta en este periodo llegó a 383 mil m2, cifra que duplicó los 162 mil 171 registrados en el mismo lapso de 2020.

Las nuevas construcciones integradas por los desarrolladores de cara a la demanda que se ve venir entre inquilinos de comercio electrónico y logístico, también impactaron con un incremento de 6.5 por ciento de la tasa de disponibilidad, luego de que un año atrás era de 5.3 por ciento. Se estima que 30 por ciento de la demanda de espacios inmobiliarios en el tercer trimestre correspondió a empresas de e-commerce y 22 por ciento del segmento logístico.

Esta evolución representa una tendencia creciente, que incluso ya ha generado una alta demanda de propiedades y precios en algunos corredores del norte del país. En el caso de la ZMCM, donde se ve una creciente demanda, se vislumbra la continuidad de nuevos proyectos, al igual que una tendencia de reconversión de espacios al interior de la ciudad con la finalidad de atender la demanda de la última milla, como aquí hemos comentado.

Lo anterior parte del hecho de que actualmente existe un pipeline de construcción para los próximos dos años de más de 189 mil m2 en el CTT, corredor que integra Cuautitlán, Tultitlán y Tepotzotlán.

Son tiempos de bonanza en el mercado inmobiliario industrial.

COLUMNAS ANTERIORES

Transición multifamily
E-commerce invade retail

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.