Claudia Olguin

Retail atempera caídas

Los números del mes de agosto por sí solos llaman la atención, pero no reflejan la realidad, ni el hecho de incluir la caída de 30% en ventas de 2020.

Con un ritmo atípico el comercio en México se recupera, pese a los pronósticos desalentadores que descartan el efecto de la pandemia de 2020 y el cierre de tiendas.

Los números del mes de agosto por sí solos llaman la atención, pero no reflejan la realidad, ni el hecho de incluir la caída de 30% en ventas de 2020 cuando empezó la pandemia y el retail vivió uno de los tiempos más complicados en la historia.

Esta semana la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Autoservicio (ANTAD) indicó que al cierre de agosto, las ventas a tiendas comparables (con más de un año de operación) reportaron un incremento de 4.5% y totales de 6.4%.

Para quienes siguen el mercado existen otros factores que determinan el camino hacia la recuperación, en especial si se considera que justo el mes pasado el comercio de tiendas departamentales y autoservicios experimentó con ingresos por 105 mil millones de pesos, un nivel menor que en julio de este mismo año.

MAC Arquitectos Consultores considera que los 5 mil millones de pesos menos de agosto no significan nada, e incluso que el crecimiento nominal es positivo dado que ese 6.4% reportado por la ANTAD es al menos mayor que la inflación que llegó a 5.59% en el mismo período.

Si se deja fuera de perspectiva 2020, es importante considerar que las ventas de este año son menores que las de 2019 cuando Walmart salió de la asociación, dado que en los números no se incluye la participación de las 19 mil tiendas de Oxxo, Alsea, Party City, que también salieron de la asociación con diferentes objetivos.

Desde la caída del año pasado se ha generado un ritmo atípico de incrementos como el de mayo pasado y de bajas en otros períodos a partir del cierre de tiendas, reflejo de las estrategias corporativas que los retailer han tenido que emprender ante el efecto de la pandemia.

Y es que no es lo mismo que las ventas crezcan 69.5% en abril de este año, respecto a la caída de 20% de 2020. O un aparente déficit en agosto de este año, que en el mismo lapso de 2020 ya había recuperado la histórica caída. La realidad también es que la pandemia pegó a grandes y chicos en la industria. Motivó la salida del país de Best Buy, además del cierre de cines, gimnasios y otros locales de cadenas minoristas, con todo y los planes de apoyos que FIBRAS y propietarios de centros comerciales generaron en los cierres de operación por contingencia sanitaria.

Son también hechos que crearon un efecto en los niveles de disponibilidad de locales en centros comerciales de 15% y hasta 30% en tiendas a la calle en la Ciudad de México (CDMX) donde opera 4.5 millones de m2 de espacio comercial.

Al inicio de este año comentamos la baja de ventas producto de una crisis económica en 2018 para marcas high end que tenían otros canales de ventas, además del impacto de los dos cierres de operaciones producto del COVID-19. Igual ocurrió con tiendas enfocadas a mercados medios y de consumo general.Bajo esta perspectiva de una gradual recuperación es un hecho que en los meses por venir continuarán los cambios en los resultados, sobre todo porque el fantasma de un nuevo cierre no puede descartarse ante la extensión de la actual ola de contagios.

COLUMNAS ANTERIORES

Stranded real estate assets
E-commerce y logística consolidan

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.