Claudia Olguin

Back to the office

Al paso de los meses el trabajo en casa ya muestra desventajas como altos niveles de estrés, agotamiento, falta de conciencia y pérdida de conexión social, así como soledad.

Al paso de los días, el regreso a las oficinas toma forma. Aunque se generaliza la percepción de que las tendencias pudieran integrarse a distintos niveles según la necesidad específica de las empresas y los protocolos sanitarios donde se ubiquen, es un hecho que el retorno será distinto.

En algunos mercados como el corporativo de Estados Unidos, se evalúan aspectos como el uso de las oficinas, las actividades que en ellas se realizan, calendarios de reapertura, tendencias de commuting y el crecimiento del empleo.

El regreso va de la mano con la aceleración de los ciclos de vacunación y cómo muchas compañías están planeando el uso incremental de la operación física, en especial hacia otoño del año en curso.

Desde el principio de la pandemia, las restricciones en el uso de los espacios ha sido determinante. Al centro están las políticas corporativas de trabajo con la inclusión de modelos híbridos y el diseño de layouts que consideren el nuevo modelo. Un reporte sobre el particular liderado por la firma Cushman & Wakefield (C&W) revela que dos terceras partes de las empresas en Estados Unidos reabrió actividades físicas, pero sólo a cierta capacidad.

En cambio, una cuarta parte de las empresas consideradas por el área de research de C&W, se guiaban hasta junio pasado por un modelo flexible. Particularmente, en ese grupo se permitió a un 11 por ciento elegir un esquema remoto indefinido y 16 por ciento de ellas, instrumentaron políticas flexibles.

Algunos sectores donde estas tendencias son más representativas son el tecnológico e instituciones bancarias/financieras. En el mismo sentido, el instituto de investigación de Gensler que ha desarrollado distintas encuestas sobre el workplace ha definido el sentir de los trabajadores respecto a cómo y dónde quieren desempeñar actividades productivas en un una realidad post pandemia.

A 18 meses de distancia de estas encuestas, existen patrones específicos donde el trabajo híbrido y el uso de ubicaciones remotas, llevan la delantera. Lo anterior, a pesar de que la oficina es aún identificado como ‘el lugar’ para conectar, colaborar y socializar profesionalmente.

Una encuesta realizada con 15 mil participantes de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Francia, China e India generó datos reveladores.

Por ejemplo, de ese grupo en dos países la mitad de los trabajadores ejercían actividades remotas. India tenía más de un tercio a distancia, mientras que Francia y China ya operaban en una fase de regreso. En una reflexión, Janet Pogue McLaurin del área de workplace en Gensler, asegura que existe una verdad universal, y es que los trabajadores quieren lo mejor de los dos mundos en los seis países encuestados.

Contrario a lo que algunos sugieren en la actualidad sobre una relativa productividad en el trabajo remoto, esta previsión reveló cómo los trabajadores ven en el hogar una oportunidad para concentrarse, mejorar el bienestar y crear un equilibrio entre el trabajo y la vida. Sin embargo, es una realidad que al paso de los meses, estas preferencias ya muestran desventajas como el desequilibrio, altos niveles de estrés, agotamiento, falta de conciencia y pérdida de conexión social, así como soledad. Lo paradójico es que en Estados Unidos, por ejemplo, uno de cada dos trabajadores prefiere un modelo de trabajo híbrido, mientras que del resto, 29 por ciento optaría por estar tiempo completo en la oficina y 19 por ciento full time a distancia.

En cambio, en Reino Unido, Australia e India, dos de cada tres trabajadores optaría por el modelo híbrido. La situación no dista mucho en Francia donde tres de cada cuatro se inclinan por éste, al tiempo que en China cuatro de cada cuatro prefieren esta variable. De la misma manera, la percepción coincide con la descrita anteriormente en el sentido que trabajadores de las industrias bienes de consumo, ciencias y gobierno se inclinan por el trabajo en oficina y con una dependencia a espacios específicos. Caso contrario son la tecnología, asesoría y finanzas que prefieren el trabajo remoto híbrido o de tiempo completo.

En suma, el sentir de los colaboradores ratifica que el back to the office tendrá tintes distintos donde el remote work tendrá un papel determinante y las oficinas se sumergirán en una profunda evolución física.

COLUMNAS ANTERIORES

Tech Cities
Oficinas LATAM 2Q

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.