Carlos Ruiz Gonzalez

Eric Yuan y la impresionante historia de Zoom

Eric Yuan nos demuestra que un buen emprendedor, preparándose bien para detectar y posteriormente perseguir oportunidades, bien enfocado, trabajando duro y aprendiendo de sus errores puede sacarle provecho a las circunstancias.

"No hay secretos para el éxito.

Este se alcanza preparándose,

trabajando arduamente y

aprendiendo del fracaso"

Gral. Colín Powell, 1937

Eric Yuan era un estudiante en China que, a finales de los años 80, tenía que viajar 10 horas en tren para hablar con quien se convertiría en su esposa. En esos largos viajes se preguntaba si existía una manera para verla y platicar con ella sin necesidad de viajar. Quizá Yuan no se daba cuenta de que, en ese momento, estaba gestando el nacimiento de Zoom, la plataforma de comunicación a distancia que hace poco más de un año muchos no conocíamos y que actualmente, en estos tiempos de home office, utilizamos varías veces al día.

Una estadística contundente del éxito de esta empresa es que en diciembre de 2019 había 10 millones de reuniones por Zoom cada día. Para abril de 2020 la cifra se había disparado a 300 millones diarios y se convirtió en la aplicación gratuita más descargada de ese año.

Eric Yuan nació en Shandong, China en 1970. En 1987 ingresó a la Universidad de Ciencia y Tecnología de su ciudad natal para estudiar matemáticas aplicadas y computer science, posteriormente estudió una maestría en ingeniería geológica en la Universidad de Minería y Tecnología de Beijing, China.

Después de escuchar una conferencia de Bill Gates, fundador de Microsoft, decidió emigrar a Estados Unidos, su solicitud de visa fue rechazada nueve veces, un claro ejemplo de esa persistencia que caracteriza a los emprendedores, y no fue hasta 1997 que llegó a California, hablando un inglés muy rudimentario, para trabajar en WebEx, ¿les suena? En esta empresa fue uno de los primeros 20 empleados y más tarde, cuando la compañía fue adquirida por Cisco en 2007, Yuan fue nombrado vicepresidente de ingeniería.

En 2011 trató de convencer a la Dirección de Cisco de desarrollar un sistema de videoconferencias, muy fácil de utilizar, para teléfonos inteligentes. Su idea fue rechazada, Yuan renunció a Cisco y fundó su propia empresa: Zoom Video Communications.

La empresa salió a bolsa en 2019, volviendo a Yuan multimillonario en ese momento, aunque, con el auge de Zoom durante el enclaustramiento provocado por la pandemia, su fortuna se multiplicó varias veces ya que Yuan posee el 20 por ciento de las acciones de la compañía que el 2 de enero de 2020 cotizaba en 68.72 dólares y para el 30 diciembre de 2020 esta cifra se había elevado a 353.40 dólares, un crecimiento de 414 por ciento, en un año.

El valor actual de mercado de Zoom supera los 100 mil 000 millones de dólares, cifra que supera la combinación del valor conjunto de American Airlines, Delta, United Airlines, Hilton, Marriott, Expedia, Wyndham, Hyatt, Alaska Airlines, TripAdvisor, Avis, Budget, Hertz y Live Nation.

Yuan se casó a los 22 años con su novia Sherry, cuando estaba estudiando la maestría, tiene tres hijos y vive en Santa Clara, California. En 2020 la afamada revista Time lo nombró "Empresario del año" y Time lo incluyó en su lista de las 100 personas más influyentes de 2020.

Eric Yuan es el paradigma de un emprendedor exitoso. Recordemos que para el profesor Howard Stevenson, quien fuera muchos años director del área de Entrepreneurship de la Harvard Business School, "Emprender es la búsqueda de oportunidades independientemente de los recursos controlados inicialmente". En esta definición debemos tomar el término 'recursos' no solo en su acepción enfocada en económicos, financieros, materiales, marcas registradas o distintos tipos de talento, sino como los norteamericanos entienden el término resources que indica competencias, capacidades o habilidades.

Mucho hemos comentado que las crisis nos demandan no solo nuevas maneras de hacer las cosas, nos solicitan también detectar las nuevas oportunidades que se presentan, y entonces desarrollar los recursos y capacidades necesarias para poder aprovecharlas; aquí es donde entra en acción el emprendedor.

Mi colega José Antonio Dávila, profesor de entrepreneurship, afirma que un director profesional tradicional (pensemos en lo opuesto a un emprendedor) es una persona que más bien se enfoca a cuidar los recursos bajo su control y a hacer eficientemente lo que ya ha realizado; un trabajo que no es sencillo; por el contrario, controlar recursos y ser eficiente tiene mucho mérito, aunque no es lo que más se requiere en momentos de crisis.

Empresas como Airbnb, Walt Disney Pictures, Hyatt, Procter & Gamble, Burger King, Denny's, IBM, Uber, UPS, CNN, Hershey, Marriot y muchas más fueron fundadas en crisis económicas.

Eric Yuan nos demuestra que un buen emprendedor, preparándose bien para detectar y posteriormente perseguir oportunidades, bien enfocado, trabajando duro y aprendiendo de sus errores puede sacarle provecho a las circunstancias y surgir y prosperar en momentos de crisis.

* Profesor Decano del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el IPADE

COLUMNAS ANTERIORES

Deconstrucción y reconfiguración de capacidades (en talante de crisis)
Recordando a Lee Iacocca

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.