Dirección General, más función que puesto
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dirección General, más función que puesto

COMPARTIR

···

Dirección General, más función que puesto

16/08/2019

Al hablar de la Dirección General es pertinente aclarar desde un principio que debemos considerar a la Dirección como una función, más que como un puesto. No es una aclaración fácil pues siempre, al pensar en la Dirección, en nuestra mente se dibuja una persona: el director, la cabeza, el que dirige, el que manda, el “mero-mero”. Sin embargo conviene más considerar a la Dirección como una función, la función que desempeña quien dirige.

La Dirección, conviene recordarlo, es una “función de síntesis”, es decir que ve la organización como un todo, distinguiendo las partes que lo conforman y la relación que existe entre ellas (hay relaciones “causa-efecto”). Esto permite, al tomar decisiones estratégicas, ver no sólo como afectan a las partes, sino a la totalidad de la empresa.

Por ejemplo, al decidir cual será el nivel de inventario, el director esta afectando a las áreas de Finanzas, de Ventas y de Operaciones. Si quiere “maximizar” el beneficio de una de ellas, la empresa seguramente saldrá perdiendo, tiene que decidir en función de lo que sea mejor para toda la organización, ahí es donde se ve la función de síntesis.

¿En que consiste la función de dirigir?

En aplicar el “saber prudencial”, conocido en inglés como Practical Wisdom, que tiene tres pasos: 1. Diagnóstico, o saber en dónde estoy. 2. Decisión, o decidir a dónde voy, cuál es mi objetivo. 3: Ejecución, lograr mi objetivo, conducir a la organización a donde decidí ir.

Tres pasos sencillos de enunciar, difíciles de realizar. Quien dirige debe contar con inteligencia —capacidad de entender, comprender y resolver problemas— y voluntad —facultad de decidir y ordenar la propia conducta—.

¿Cuáles son los “roles” del director?

Básicamente debe de ser tres cosas: 1. Estratega, es quien decide hacia a dónde va la organización y cómo llegará ahí. 2. Constructor de capacidades, es quien va desarrollando o adquiriendo las capacidades que requerirá la organización para lograr su objetivo estratégico. 3. Operador, es quien ejecuta, trabajando y haciendo las cosas, también dirige las operaciones, pues no hace todo solo, una gran parte de lo que tiene que hacer, lo hace a través de terceros, en este sentido les tiene que indicar con precisión lo que deben hacer, lo que espera de ellos, al hacerlo así esta dirigiendo las operaciones. Y finalmente da seguimiento a lo que dirige, pues bien dice el refrán: “Una orden bien dada, pero no supervisada, no sirve para nada”.

¿Cuáles son las “partes” que componen a la Dirección?

Siguiendo a los clásicos del management, son dos: 1. La Formulación de la estrategia, que corresponden al diagnóstico y a la decisión del saber prudencial, y 2. La Implementación de la estrategia, que corresponden a la parte de ejecución.

¿Qué otros temas están ligados a la Dirección?

Muchos, y todos son de relevancia, estos son algunos de los más destacados:

Liderazgo – Es la capacidad de liderar a un grupo de personas; ahora tenemos un nuevo tipo de líder, ya no es el jefe autoritario de antes que mandaba, ahora es más un “coach”, un motivador, que sabe trabajar con las personas, escucharlas, identificar sus intereses, sus ideales, sus anhelos y logra hacerlos compatibles con la misión de la organización que dirige. Además, sabe bien que las personas que dirige son más hábiles que él en sus características personales, pero él es mejor que ellos en hacerlos trabajar como equipo, es un verdadero conductor de orquesta que lo hace, sabiendo que no toca los instrumentos tan bien como ellos, pero sí sabe dirigirlos.

Trabajo en equipo. Lo hemos platicado en otras ocasiones, un equipo bien dirigido potencia las capacidades de sus integrantes, se presenta el curioso fenómeno de la sinergia que señala que la suma de un todo es mayor que las partes, tomadas individualmente. Un buen director probablemente se pase la mayor parte de su tiempo interactuando con personas integradas en equipos.

Ciclos de vida de la empresa. Para entender bien a la empresa, hay que saber en qué etapa de su ciclo de vida se encuentra. Como en los humanos, hay momentos de concepción, momentos de crecimiento, de madurez y hasta de decaimiento, cada etapa tiene distintas características y requiere diferentes capacidades.

Modelos de análisis estratégico. Son las herramientas con que cuenta el director para formular la estrategia. Hay algunos ya antiguos, pero muy útiles (el diagrama de las 5 fuerzas de Porter, el FODA, la matriz de diversificación de Ansoff) y otros más recientes (la estrategia de Océano Azul) y según las circunstancias que enfrente el director, será la herramienta que elija.

*Profesor del Área de Política de Empresa (Estrategia y Dirección) en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.