Benito Solis

Lecciones para México: Suiza controla la inflación a pesar del entorno externo

Son varias las razones que han permitido a Suiza aislarse del fenómeno inflacionario global, siendo la principal el hecho de que su tipo de cambio se ha fortalecido.

GINEBRA, Suiza. – México sufre una creciente inflación que dificulta la correcta asignación de los recursos, perjudica a toda la población, pero sobre todo a los sectores de menores ingresos, reduce la inversión, principalmente de largo plazo y castiga el ahorro. Además, propicia el deterioro e incluso el rompimiento social, siendo este junto con la inseguridad uno de los principales problemas que la población pide que se corrijan. Entre sus principales causas están el deterioro en el entorno internacional, derivado de la invasión de Rusia a Ucrania, el rompimiento de las cadenas productivas provocada por la aparición de una nueva variante del Covid en China y la expansión monetaria y fiscal en las naciones más desarrolladas. Por lo mismo, varios concluyen de manera errónea que no se puede hacer mucho en México para corregir este grave problema y se tendrá que esperar para que se resuelva en el extranjero y así poderla reducir.

La experiencia de cómo Suiza ha podido enfrentar este fenómeno, a pesar de ser una economía pequeña, muy abierta al comercio internacional, no poseer acceso al mar ni recursos naturales importantes y tener naciones vecinas con elevadas tasas de inflación es útil para México. Por ejemplo, la nación helvética hace frontera con Alemania, que tiene una inflación de 7.9 por ciento; con Francia y una inflación anual de 5.2 por ciento; con Italia que le afecta un incremento de precios anuales del 6.8 por ciento. Otras naciones con las que realiza mucha actividad comercial y de servicios son España, con inflación de 8.7 por ciento; con Bélgica, 9.0 por ciento; o los casos extremos de Rusia con 17 por ciento o Turquía con 73 por ciento. A pesar de ese difícil entorno ha logrado mantener, hasta la fecha, un incremento de precios cercano a 2.0 por ciento anual.

Ha logrado mantener bajo control la inflación sin tener que recurrir a medidas que no son sostenibles en el largo plazo, como son los controles de precios que varios han propuesto en nuestro país. Esto perjudicaría la producción interna, que eventualmente provocaría lo contrario, es decir, la escasez elevaría los precios de los distintos productos, además de problemas adicionales como son la caída en el ingreso nacional y un mayor desempleo.

Aquí el gobierno tampoco subsidia los precios de productos relevantes, como son la gasolina, la electricidad, los fertilizantes, diversos productos alimenticios y otros más. Esta alternativa tiene algunos beneficios en el corto plazo, pero provoca altos costos como son el contrabando de los productos al extranjero, principalmente Guatemala y Estados Unidos, beneficiando a los consumidores de otros países; además de su elevado costo en las finanzas públicas. Si los precios de estos disminuyen en un breve plazo en los mercados globales, su impacto sería limitado. Sin embargo, si estos precios se mantienen en el largo plazo en los mercados externos, será muy difícil subirlos en el futuro en México por razones políticas; con lo que habrá una grave distorsión en los ingresos del sector público de manera permanente. Esto le ocurrió al gobierno de Venezuela, que anunció que no elevaría el precio de la gasolina hace varios años, por lo que el litro vale solo algunos centavos de dólar y que en ocasiones ni siquiera se cobra en las gasolineras por la elevada inflación. Pero hay que recordar que antes era de las principales exportadoras de petróleo y hoy su empresa estatal está en quiebra.

Son varias las razones que han permitido a Suiza aislarse del fenómeno inflacionario global, siendo la principal el hecho de que su tipo de cambio se ha fortalecido en los pasados meses. Mientras que hace un año se requería 1.10 francos suizos para poder comprar un euro, hoy están a la par, es decir un franco suizo adquiere un euro, lo que significa que el tipo de cambio se ha apreciado un 10 por ciento. Esto ha permitido que las importaciones sigan al mismo precio en francos suizos, a pesar de que se han elevado en euros en sus países en donde se producen, debido a la inflación local.

Esta apreciación se ha logrado por medio de importantes entradas de capitales por la situación de equilibrio en sus finanzas públicas e incluso de superávit fiscal en varios años; además por el importante respeto al Estado de derecho que propicia una fuerte inversión extranjera. Cabe destacar que esta economía es considerada la más competitiva en el mundo y existe una fuerte política oficial para atraer inversión de otros países. Además, la calidad de la educación es una de las más elevadas en comparación internacional, lo que permite que su población tenga una alta productividad. Finalmente habría que enfatizar que la economía ha logrado mantener su crecimiento que fue de 4.4 por ciento el año pasado y estará cerca de 2.5 por ciento en el actual. El camino para que nuestra nación tenga una economía desarrollada, con elevados ingresos para la población nos lo muestran diversas naciones.

En México se ha logrado mantener estabilidad en el tipo de cambio, debido al incremento en las tasas de interés; pero si se hubiera seguido la petición de algunos sectores de disminuirlas, el valor del peso se hubiera deteriorado. Con esto la inflación sería mucho más elevada, como le pasó a Turquía.

El autor es economista.

COLUMNAS ANTERIORES

Cómo los ciudadanos suizos evitan que su gobierno imponga malas leyes
Europa enfrentará problemas impactando a México y al resto del mundo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.