Editor de Mundo Farma, plataforma de industria farmacéutica, dispositivos médicos y salud

Y ahora a prepararnos para el cuarto repunte

El semáforo por fin pasó al color verde, dando paso a eventos masivos y ampliación de horarios para restaurantes y bares. Por lo mismo, no hay que bajar la guardia.

Empezamos la semana en la capital mexicana con semáforo epidemiológico verde, después de cuatro meses del tercer repunte de Covid-19. La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, incluso dijo: “En la Ciudad de México estamos de fiesta de gala”, por el paso al color verde.

También, como prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, se prevé que en octubre se termine con la vacunación anti-Covid de los mayores de edad y se empiece la inmunización de los menores de edad con comorbilidades. En próximos días se empezarán a recibir mensajes de texto o llamadas telefónicas para informar de la cita de los adolescentes en algún hospital público.

Son buenas noticias, sin duda. El número de pacientes hospitalizados por Covid-19 y de casos sospechosos en el área metropolitana de la CDMX ha ido en descenso desde mediados de agosto, y ahora, se aproxima al mínimo registrado en junio pasado.

Empero, el número de contagios no ha aumentado de manera significativa, a pesar del regreso paulatino a clases presenciales bajo el sistema híbrido, lo cual es algo francamente asombroso.

No olvidemos que el semáforo verde se traducirá en la ampliación de los horarios de bares y espectáculos masivos con restricciones sanitarias en cuanto a aforo, toma de muestras y datos, temperatura, lavado de manos, gel antibacterial y sana distancia. Así que pronto empezaremos a ver el regreso de espectáculos masivos largamente añorados, como el de Fórmula 1, entre otros muchos.

Sin embargo, no debemos cantar victoria aún. Recordemos que el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, durante su comparecencia ante el Senado la semana pasada, auguró que la tercera ola de Covid-19 en nuestro país no será la última, como también han vaticinado epidemiólogos de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Y es que ya estamos en pleno otoño, caldo de cultivo para la influenza estacional, además de que en las próximas semanas y meses la temperatura empezará a descender para dar paso al frío invierno el 22 de diciembre.

Con dicho cóctel, más la población que ha decidido no vacunarse, el magisterio que solo ha recibido una dosis de la CanSino, que precisa de un refuerzo, las variantes del nuevo coronavirus que surgen por todo el mundo y los menores de edad a quienes se les ha negado por parte del gobierno mexicano la vacunación anti-Covid, es previsible un nuevo repunte de la pandemia, que sería el cuarto.

El botiquín

La historia lo juzgará, sin duda, pero ¿tendríamos que esperar tanto tiempo? ¿No se podrá ponerlo en el banquillo de los acusados por negligencia criminal desde el poder público? La semana pasada López-Gatell volvió a las andadas con el mentado uso del cubrebocas:

“Recordarán el dilema falso inducido respecto al cubrebocas. No quisiera enfatizar esto una vez más, pero la idea del cubrebocas se convirtió en el instrumento con el que las personas egoístas y los grupos sociales egoístas trataban de echarle la culpa a los demás”.

COLUMNAS ANTERIORES

Y ahí viene la cuarta ola de la pandemia
Que prive la cordura con la vacuna anti-Covid para menores de edad

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.