Desde San Lázaro

Si ‘Alito’ renuncia, suben los votos para Xóchitl

A 18 días de las elecciones, todo suma. Por ello debe renunciar Alejandro Moreno, si en verdad quieren ganar la Presidencia, algunas gubernaturas y la mayoría en el Congreso.

El oportunista ofrecimiento de Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI, a Jorge Álvarez Máynez, en el sentido de que decline en favor de la candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, conformada por el PAN, PRD y los tricolores; y en correspondencia, él renunciaría a su cargo partidista y a su candidatura del Senado, suena más como una vacilada, que a una propuesta seria y viable.

El contexto de esta propuesta tiene que ver con la petición de Luis Donaldo Colosio Riojas, para que decline el candidato presidencial que esté en tercer lugar, es decir, su correligionario naranja Máynez, en favor del segundo lugar, léase Xóchitl Gálvez para frenar a Claudia Sheinbaum.

“Hace tiempo hice un llamado a la cordura por parte de la oposición, que quien estuviera abajo en las encuestas declinara a favor de quien estuviera arriba, sigo manifestando ese mismo llamado a ambos candidatos” dijo el alcalde con licencia regiomontano.

Esta postura habla de una visión con altura de miras por parte de Colosio y emecistas que comparten su opinión, sin embargo, si observamos los entretelones del poder, diremos que Dante Delgado, líder sempiterno de MC, está amarrado con Andrés Manuel López Obrador, para mantener a Máynez en la boleta presidencial y con ello restarle votos a Xóchitl.

Desde luego, esta postura de Dante la conoce a la perfección Luis Donaldo, pero aun así, insiste en consolidar el bloque opositor con Xóchitl Gálvez a la cabeza.

Si el dueño de la franquicia de Movimiento Ciudadano fuera leal en su visión de buscar una real alternancia en el poder, no hubiera impulsado a Máynez a la candidatura y menos enfrascarse en una guerra de declaraciones contra priistas y panistas, pero como solo responde a sus intereses, pues se ha dedicado a fragmentar a la oposición para consolidar el voto a favor de la candidata oficialista.

Entonces, a que le tira Alejandro Moreno con su descabellada propuesta, si en realidad quisiera el líder priista sumarle votos a Xóchitl Gálvez debería renunciar al Revolucionario Institucional y a su candidatura al Senado, y en automático un buen número de switchers definirían su voto en favor de la candidata opositora.

El rechazo que existe entre el grueso de la población contra el PRI, por considerarlos como un partido que es cuna de corruptos e ineptos y cuya representación y personificación está en ‘Alito’, a quien lo aborrece un buen número de votantes de todos los partidos políticos incluyendo sus propios aliados y parte de las huestes priistas.

En los últimos tiempos, las dimisiones de priistas de cepa que han renunciado a su militancia, se deben precisamente al agandalle de Alejandro Moreno por mantenerse con el control de ese partido, no obstante haber vencido su plazo legal de permanencia en el cargo y que luego, fue modificado sin respeto alguno a los ordenamientos legales de los tricolores y de las leyes electorales.

El caso es que si en verdad le interesa a este nefasto personaje sumarle votos a la causa de Xóchitl, debería dejarse de hacer el ridículo con la invitación a Máynez para que dimita y, en cambio, renunciar a sus cargos y prerrogativas y entonces sí, veríamos cuantos puntos sube la hidalguense en las encuestas serias.

Ya que pasen las elecciones y se valoren en su justa dimensión los resultados alcanzados por todos los partidos políticos, veremos, por ejemplo, que existen franquicias políticas que ya no tienen razón de existir porque van en franco declive a tal nivel que varios de ellos no alcanzan el umbral de votación de por lo menos el 3 por ciento para mantener su registro nacional.

En este caso están el PRD, PT, PVEM y en una de esas el propio PRI, que en varias entidades del país no alcanzan, por sí solos, una votación superior a ese tres por ciento.

Los políticos que solo buscan seguir mamando del presupuesto público, al final del día, no tienen razón de ser en un proyecto que busca llegar al poder, entre otras cosas, para cambiar el statu quo y mejorar las condiciones de marginación y pobreza en la que viven más de la mitad de los mexicanos.

Y este es el caso de Alejandro Moreno, quien ha sido el peor dirigente nacional de los tricolores, desde su existencia, o ya se olvidaron que ha perdido en todas las elecciones para gobernador en donde ha participado y las dos que ha ganado se debe a que fue en coalición con el PAN y el PRD.

A 18 días de las elecciones, todo suma, por ello debe renunciar Alejandro Moreno, si en verdad quieren ganar la elección presidencial, algunas gubernaturas y la mayoría en el Congreso.

COLUMNAS ANTERIORES

Dante y Máynez, esquiroles del régimen
AMLO: mal perdedor y mal demócrata

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.