Desde San Lázaro

MC, en riesgo de perder Jalisco

Claudia Delgadillo se ha dedicado a hacer una campaña de propuestas y de gran trabajo en tierra que le ha permitido recorrer la entidad y capitalizar el malestar que existe.

Cuando todo mundo da por hecho que Movimiento Ciudadano retendrá la gubernatura de Jalisco en los comicios del 2 de junio, resulta que la candidata de Morena y aliados, Claudia Delgadillo, está cerrando el resultado a tal nivel que la diferencia con el candidato naranja, Pablo Lemus, es ya de seis puntos y como van las cosas, dentro de seis semanas se cerrará aún más la elección.

Buena parte de este declive del candidato de MC se debe a cuatro factores: el primero es que Enrique Alfaro navega con sobrada confianza, sobre todo cuando tiene al enemigo en casa, ya que resulta que mantiene en el cargo a varios de sus colaboradores que están involucrados con el crimen organizado o que tienen demasiada querencia con la buena vida, al despacharse con la cuchara grande en el manejo del presupuesto y de las canonjías que el cargo conlleva.

El huachicoleo de combustibles se alienta desde el poder y ello de suyo, es preocupante toda vez que las denuncias anónimas señalan al círculo cercano del mandatario.

La percepción que tienen los jaliscienses sobre esos malos colaboradores del jefe del Ejecutivo estatal se recrudece con los últimos hechos delictivos que se han dado en la entidad y con las denuncias que realiza la población en torno a las propiedades que acumulan esos malandrines.

Los problemas que agobian a Jalisco tienen que ver con la inseguridad y la violencia; el transporte público y el abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara, amén de los problemas que arrastran por la reducción de las participaciones federales que inciden en la carencia de recursos presupuestarios para canalizarlos a los municipios de la entidad.

El secretario de Transporte y Movilidad, de acuerdo a diversas denuncias publicadas en los medios de comunicación de esa entidad, Diego Monraz Villaseñor se ha dedicado a causarle más problemas a su jefe, en lugar de aplicarse en los temas de su responsabilidad, de las que derivan las acusaciones de huachicoleo que existen en su contra y de enriquecimiento ilícito en razón de las propiedades que tiene en la Riviera Nayarita.

El citado funcionario ha metido en un brete a los transportistas, ya que los tiene con una bota en el cuello al impedirles que suban sus tarifas para renovar el parque vehicular. La tan cacareada modernización del transporte público quedó en promesas en detrimento de los usuarios.

La conclusión de la Línea 3 del Tren Ligero y la operación de la Línea 4 Tlajomulco-Guadalajara, son proyectos que deberían estar funcionando, empero, por la incompetencia del encargado de estas tareas y que responde al nombre de Diego Monraz, pues se han retrasado con el impacto en la movilidad y la polución ambiental.

A esto hay que sumarle el pingüe negocio que representa sobre el manejo de las grúas, ya que los operadores de las unidades de arrastre irregulares se adueñan prácticamente de los alrededores del parque Metropolitana, La Estancia, Providencia, Centro Médico de Occidente del IMSS y mercado Felipe Ángeles. Las grúas piratas o toleradas, en las que supuestamente el gobierno estatal no tiene injerencia, hacen su agosto con la venia de las autoridades.

Estas grúas, que se estiman sean unas 200, no traen rótulos, o razón social, vamos, ni números básicos de identificación y sospechosamente, operan sin ninguna restricción.

El segundo factor que explica el empate técnico en las encuestas que ocurre en Jalisco tiene que ver con el crecimiento de Claudia Delgadillo, quien se ha dedicado a hacer una campaña de propuestas y de gran trabajo en tierra que le ha permitido recorrer la entidad y capitalizar el malestar que existe principalmente en la zona metropolitana y en los destinos turísticos.

Diremos que ese crecimiento de Delgadillo contrasta con el estancamiento de Pablo Lemus, quien arrancó nadando de muertito, cobijado por el gobernador, pero así como arrastra los positivos del gobierno emecista, también hay que decirlo, carga con los negativos de un gobierno que solapa a malos funcionarios.

El cuarto elemento de este coctel molotov que está terminando con la aspiración de MC de continuar gobernando en una de las tres entidades más relevantes del país, es la connivencia entre autoridades con el crimen organizado que ha permitido el auge del mayor cártel de mafiosos de México, Jalisco Nueva Generación.

(CONTINUARÁ)

COLUMNAS ANTERIORES

El fantasma del abstencionismo
Más luz… pero en Belice

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.