Desde San Lázaro

Movimiento Ciudadano cacha de todo

La partidocracia no solo busca influir en las grandes decisiones, también impide que los nuevos cuadros encuentren un espacio en la política.

Tal parece que Movimiento Ciudadano de Dante Delgado no tiene cuadros propios de políticos para contender por los más de 20 mil cargos de representación popular que estarán en juego el próximo 2 de junio, porque acude a cartuchos quemados que ya desecharon otros partidos políticos, en vez de postular a quien trae el ADN naranja.

Todos los institutos políticos adolecen de la misma falla y traición a sus militantes cuando a la hora de que viene el dedazo se escoge a oportunistas y arribistas y dejan en el camino a los que merecían la nominación por méritos propios.

Dijéramos que no existen jóvenes interesados en participar activamente en la política, pues estaría de acuerdo en que los dinosaurios sigan ‘mamando’ del presupuesto, pero hay miles de jóvenes que tratan de buscar espacios en las franquicias políticas y no para tener un cargo per se, sino para trabajar en favor de construir un mejor país; sin embargo, muchos de ellos, luego de picar piedra, abandonan sus sueños por el atropello que padecen al usarlos tan solo como carne de cañón.

La partidocracia no solo busca influir en las grandes decisiones, sino que también impide que esos nuevos cuadros encuentren un espacio en la política.

Ahora hemos visto que para acceder a un espacio partidista o un cargo de representación, los interesados deben constituirse como auténticos líderes sociales en sus comunidades para que sean convocados como eventuales candidatos de algún partido político.

Entonces, cómo se alimenta, por ejemplo MC para conformar sus listas de candidatos, ya no digamos competitivos, sino que se atrevan a ponerse la casaca naranja y aparecer en las boletas electorales respectivas; principalmente de tránsfugas de otros partidos políticos.

Veamos el caso más reciente con sus dos flamantes adquisiciones: Alejandra Barrales, la otrora estrella del perredismo, y Sandra Cuevas, alcaldesa de Cuauhtémoc, quien llegó a ese cargo representando al bloque opositor conformado por el PAN, PRI y PRD y que ahora que se le cerraron todas las puertas políticas en esos partidos, y en última instancia, aceptó el ofrecimiento de Dante Delgado para buscar un escaño en el Senado.

Ambas mujeres, muy capaces por cierto, han perdido gran parte de su capital político por las derrotas electorales o el desdén de sus propios correligionarios, que están cargando sobre sus hombros, en particular la señora Barrales, quien fue derrotada por Claudia Sheinbaum por más de 15 puntos porcentuales en la elección de 2018 por la jefatura de Gobierno de la CMDX.

Aparentemente, la carta que están jugando los emecistas en la capital del país, pudiera verse a simple vista como competitiva, empero, al observar las fortalezas y debilidades del team Chertorivski-Barrales-Cuevas, la verdad no tienen nada que hacer ante Clara Brugada o Santiago Taboada, tal vez en otro momento y en otras circunstancias, pudieran convertirse en una opción atractiva para el voto chilango.

Las decisiones que ha tomado últimamente Dante Delgado en torno a la selección de aspirantes para estar en las boletas electorales, buena parte de ellas han sido equivocadas, por decirlo de forma elegante y han causado profundas escisiones al interior de MC, tal como ocurrió con todo el periplo que significó la postulación frustrada como candidato presidencial del gobernador de Nuevo León, Samuel García y que a la postre causó el resquebrajamiento de la unidad con MC de Jalisco, comandada por el gobernador Enrique Alfaro.

Luego, vino el destape cantinero de Jorge Álvarez Máynez y lejos de componerse las cosas para la causa naranja, lo cierto es que han dejado escapar una excelente oportunidad para constituirse como una opción alternativa para aquellos que no quieren saber nada de los partidos políticos de donde han salido gobernantes ineptos y corruptos.

A qué le tira MC en las próximas elecciones de junio: primero, mantener el registro; segundo, quitarle votos a Xóchitl Gálvez, aunque parece ser que ese cálculo político le está saliendo al revés, porque de acuerdo a la reciente encuesta de EL FINANCIERO, los votos que ha ganado Máynez se han restado a Claudia Sheinbaum; y el tercer objetivo que busca alcanzar esta franquicia es ganar el mayor número de escaños y curules en la Cámara de Senadores y de Diputados, y por ello se da el lujo de desdeñar a sus cuadros políticos para dar paso a esos tránsfugas de otros institutos políticos o improvisados.

Allí están los Roberto Palazuelos, Dante Delgado Morales (hijo), Paola Longoria; en contraparte, aparece como senador por la vía plurinominal, Luis Donaldo Colosio Riojas, una de sus grandes cartas fuertes y de sus activos políticos más consistentes de movimiento naranja.

COLUMNAS ANTERIORES

El estigma de perder el principal bastión de Morena
Pierde Brugada, nuevamente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.