Desde San Lázaro

Respeto entre poderes en Coahuila

En los cuatro meses que faltan para las elecciones, es menester no perder de vista que, por más que los políticos se empeñen en dividirnos, es más importante la unidad y la viabilidad de la nación.

El respeto irrestricto al orden constitucional da frutos para la sociedad y eso es lo que ocurre en Coahuila, en donde el gobernador Manolo Jiménez Salinas reconoció que la forma de servir a sus paisanos es respetando el Estado de derecho y la ley, ya que trabajando los tres órdenes de gobierno de manera coordinada y con pleno respeto a la autonomía, solo así mejorarán el nivel de vida de los ciudadanos.

Estos son los ecos de la ceremonia que se llevó a cabo en Coahuila con motivo de la conmemoración del 107 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, firmada en 1917 por el coahuilense Venustiano Carranza y en esta entidad se reiteró el compromiso por hacer valer sus principios, donde se plasmaron las bases de un nuevo orden económico, social y político para México.

Mencionó que con la promulgación de la Constitución de 1917, se fortaleció nuestro sistema político y se garantizaron los derechos sociales en nuestro país.

El jefe del Ejecutivo estatal indicó que la mejor manera de honrar nuestra Constitución y honrar el sacrificio que mujeres y hombres hicieron por sentar las bases del México de hoy, es que los tres órdenes de gobierno trabajen de manera coordinada en la meta común de mejorar la calidad de vida de las y los coahuilenses, desde sus respectivas instancias y respetando la autonomía de cada uno.

El respeto existente entre los tres poderes en esa entidad es el reflejo del entorno plural y altamente participativo que viven los coahuilenses, y reiteró la convocatoria a todos a mantener la unidad para el bien de las familias, respetando el Estado de derecho.

El mandatario estatal dijo que desde el inicio de su administración se pusieron en marcha estrategias, programas, obras y acciones para mejorar de manera integral el entorno de las y los coahuilenses, y que la labor del Poder Legislativo y del Poder Judicial es de gran relevancia en la consecución de las metas.

“Trabajamos de la mano en temas sensibles como la certeza jurídica, la seguridad, la atención de nuestra gente, la salud mental, las adicciones; el cuidado de nuestras niñas, niños y adolescentes; la protección de las mujeres; las garantías individuales, entre otros”, expresó.

De la misma manera, Jiménez Salinas reiteró su compromiso por consolidar el gobierno más ciudadano en la historia de Coahuila, trabajando de manera estrecha con la sociedad civil y la iniciativa privada para lograr un mayor alcance y beneficiar a más ciudadanos de todas las regiones de su estado.

“Estoy convencido de que la coordinación y el trabajo conjunto entre los tres órdenes de gobierno es fundamental para tener un mayor alcance en los proyectos y, por ende, lograr mejores resultados”, resaltó.

Manolo Jiménez puntualizó que los símbolos y principios de la Constitución de 1917, forman parte de las políticas fundamentales del gobierno de Coahuila.

Esta postura debe replicarse en todo el territorio nacional y pugnar por todos los medios por el respeto irrestricto al orden constitucional, al tiempo de impulsar la unidad entre todos los mexicanos, sobre todo ahora que corren vientos de beligerancia y encono.

Como en una cascada de fichas de dominó se debe crear un círculo virtuoso de confraternidad en donde, efectivamente, el humanismo y el respeto al Estado de derecho, sean una constante para dejar atrás la polarización y la pretendida aniquilación de la división de poderes a nivel federal.

En los cuatro meses que faltan para las elecciones, es menester no perder de vista que, por más que los políticos se empeñen en dividirnos, es más importante la unidad y la viabilidad de la nación hacia el futuro.

COLUMNAS ANTERIORES

La ‘hora cero’
Movimiento Ciudadano cacha de todo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.