Desde San Lázaro

Bandazos de Morena en la CDMX

Si el oficialismo seleccionara a los ganadores reales en las encuestas, no tendría problema en mantener el poder en la capital del país; sin embargo, las filias y fobias los colocan contra el paredón.

La definición de los candidatos de Morena y aliados para competir por las 16 alcaldías de la Ciudad de México recrudece la división que existe al interior de este partido, al tiempo de comprometer el triunfo electoral en los comicios del 2 de junio de este año.

Los dedazos desde las cúpulas oficialistas en favor de determinados candidatos afines a las altas esferas del poder, causan molestias entre la militancia, a tal punto que esos grandes perdedores, que, incluso, ganaron las encuestas respectivas, han sido desplazados y por ende buscan como opción las filas de la oposición.

Tal es el caso en Tlalpan, en donde Gaby Osorio, consentida de Claudia Sheinbaum, se presentará a su segunda elección por esa alcaldía y ante la misma adversaria, la actual alcaldesa Alfa González, quien ganó en 2021 y espera repetir la victoria y a decir verdad, no obstante que no tiene a todos los vecinos contentos con su gestión, tiene todas las posibilidades de alcanzar la reelección.

En momentos en que Carlos Ulloa o Pedro Haces, tlalpenses distinguidos, tienen más ascendencia entre sus vecinos, bueno, incluso los diputados locales, Carlos Hernández Mirón o Xóchitl Bravo; meten con calzador a Gabriela Osorio como candidata de Morena y con ello, comprometen el resultado de la elección en la jurisdicción en donde se asienta el domicilio de la candidata presidencial del oficialismo.

Los estudios demoscópicos que se aplicaron en Tlalpan dieron como ganador a Carlos Ulloa y en otros a Pedro Haces, empero con el argumento de la paridad de género, los bajaron para incorporarlos en la lista de diputados locales o federales.

En la alcaldía de Gustavo A Madero ocurrió algo similar con la casi imposición del senador morenista César Cravioto o de Rubén Linares, por encima del diputado local Janecarlo Lozano, quien quedó empatado con otros dos de sus correligionarios en la encuesta respectiva y aun así, serán desplazados.

En 2021, en la GAM se estuvo a tres puntos porcentuales de quedar en manos de la oposición, ahora con este tipo de agandalles, pues no necesita ser adivino para presagiar los resultados adversos a Morena en esta alcaldía. Así que Eleazar Rubio y Yuriri Ayala, quienes sí están avecindados en esta demarcación, caso contrario al de César Cravioto, tendrán que esperar su premio de conciliación o de plano migrar hacia la oposición.

En la Cuauhtémoc están las cosas muy complicadas para el oficialismo en su pretensión de recobrar la alcaldía, ya que los aspirantes se están dando hasta con la cubeta con la sempiterna suspirante Dolores Padierna y dejar a un lado a Caty Monreal, hija de Ricardo Monreal o al diputado Temístocles Villanueva.

Estas luchas intestinas le están dejando abierto el camino a la candidata del PAN, PRI y PRD, Alessandra Rojo de la Vega, quien tiene asegurado el voto de las clases medias y de los jóvenes residentes en la alcaldía más relevante de la capital.

Si vamos analizando una a una de las alcaldías de la CMDX, se fortalece la proyección de que Morena no superaría el número mágico de seis ayuntamientos de la capital que ahora gobierna; y que si no se aplican, la derrota alcanzaría a Clara Brugada.

Está muy manoseado el proceso de selección de candidatos de Morena en todos los niveles, ya que, primero, lleva mano el presidente, luego, quien ostenta el bastón de mando y por último, por lo menos, en el caso de la CMDX, Martí Batres.

Si el oficialismo seleccionara a los ganadores reales en las encuestas, no tendría problema en mantener el poder en la capital del país, sin embargo, las filias y fobias los colocan contra el paredón.

Veamos un caso en donde se seleccionó a la ganadora real de las encuestas y que, por ello, no tendrá problemas mayores para ganar en Coyoacán, nos referimos a Hannah de Lamadrid, quien pese a no ser considerada como una militante ‘pura’ del morenismo, con el trabajo de campo y lealtades a toda prueba, se ha granjeado la simpatía de propios y extraños.

En ese mismo tono está en Azcapotzalco, Nancy Núñez, quien podrá darle buenas cuentas a su partido en la elección de junio, caso que no sucederá con Javier López en Álvaro Obregón y Leticia Varela en Benito Juárez, por citar tan solo algunos perfiles que fueron seleccionados para cargar con derrotas dolorosas.

COLUMNAS ANTERIORES

La ‘hora cero’
Movimiento Ciudadano cacha de todo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.