Desde San Lázaro

AMLO ya ganó la elección presidencial de 2024

López Obrador pasará a la historia como el jefe del Ejecutivo federal que más endeudó a las actuales y futuras generaciones.

Con la aprobación por parte de la Cámara de Diputados del inédito techo de endeudamiento para el próximo año y con la aprobación del Presupuesto, el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene todo para desplegar la operación de una ‘elección de Estado’ para ganar los comicios presidenciales de 2024 y muy probablemente la mayoría en el Congreso.

De este tamaño es la ‘hazaña’ que hicieron los diputados de Morena y rémoras al dejar sin recursos etiquetados al millón de damnificados de Acapulco por el embate de Otis, y mantener sin recursos económicos suficientes a rubros como el de salud, a los órganos independientes, al Poder Judicial y tantos y tantos programas que no tienen un tinte electorero como los programas de política social o las obras insignia de la 4T.

Al bloque opositor en la Cámara baja no le alcanzaron los números para impedir que el mayoriteo del oficialismo los avasallara para no moverle ni una coma al Presupuesto enviado por el Ejecutivo. Con 262 votos a favor y 216 en contra y una abstención se aprobó en lo general el presupuesto.

Aun en plena discusión de las reservas, se autorizó el Presupuesto 2024, que dispone de 9 billones de pesos, apalancados por una deuda de 1.2 billones de pesos que no tiene antecedente alguno en cuanto a sus altos niveles aprobados por el Congreso, y con ello AMLO pasará a la historia como el jefe del Ejecutivo federal que más endeudó a las actuales y futuras generaciones.

Pero, todo eso qué importa si ya tiene la ‘gasolina’ para ganar las elecciones del próximo año y es ese billete fresco que sale del Presupuesto autorizado por la LXV Legislatura.

Vistos los legisladores federales del oficialismo como simples instrumentos de propósitos superiores, podremos decir que cumplieron con la tarea de levantar la mano para aprobar el Presupuesto y cumplir como soldados con la causa de la 4T, ello sin importar, por ejemplo, que los damnificados de Acapulco y la reconstrucción se hayan quedado con “cero pesos”, pero eso sí, con mucha palabrería, promesas, simulaciones y mentiras.

La prioridad de López Obrador desde hace cinco años es mantener el poder a toda costa más allá de la frontera sexenal y en eso se avocó para cumplir con ese propósito, lo demás lo tiene sin cuidado, porque ya estableció las bases del obradorato para el próximo sexenio, y eso de suyo, lo tiene plenamente satisfecho.

Desde luego, a su devastador paso, deja “damnificados sociales y políticos” que se han convertido en sus críticos más recalcitrantes y que seguro harán sentir su malestar en las urnas el próximo año.

Merced a la operación política del Presupuesto, se le ha quitado fuerza al Poder Judicial con el recorte de 767 millones de pesos al Tribunal Electoral y con el tijeretazo de 13 mil millones de pesos al propio Poder Judicial, el INE, la Auditoría Superior, la Cofece y el INAI.

El instrumento represivo de AMLO es el Presupuesto y con ese castigo somete a los contrapesos que requiere tener una sana democracia.

Desde ahora adelantamos el réquiem para la oposición en su intento de ganar las elecciones del próximo año, además de perder siete de las nueve gubernaturas que estarán en juego, al tan solo conservar Yucatán y Guanajuato.

Crónica de una renuncia anunciada

Efectivamente, el ministro Arturo Zaldívar se quedó atrapado entre su servilismo y automarginación de las principales decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al tiempo de ir a contracorriente de sus pares, pasando por alto el respeto al orden constitucional.

La renuncia del ministro estaba cantada y tan solo era cuestión de tiempo para que se le abriera un espacio en el nuevo gobierno a quien seguirá sirviendo como lo hizo con el actual.

Avanza el relevo de gobierno en Coahuila

El próximo primero de diciembre será la fecha en que Manolo Jiménez se convierta en gobernador de Coahuila y por ello ya lleva algunas semanas dedicándose a preparar las acciones que emprenderá durante los primeros cien días de su gobierno, como blindar a la entidad contra la delincuencia, aunque aclaró que “no se dará ni un paso atrás en las acciones que han dado buenos resultados”.

Por ello, el pasado lunes Jiménez Salinas se reunió con el comandante de la XI Región Militar, general Eufemio Alberto Ibarra, a quien agradeció la coordinación que se mantendrá con la Secretaría Defensa Nacional, que encabeza Luis Cresencio Sandoval, como una clara señal de voluntad, de ambas partes, para colaborar en la implementación de operativos especiales y proyectos estratégicos para preservar la seguridad.

COLUMNAS ANTERIORES

Enrique Alfaro entrega Jalisco
Legisladores, a donar sus fondos de retiro

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.