Desde San Lázaro

Electricidad gratuita para las escuelas públicas

Es menester aprobar los subsidios que deben tener diversos sectores para cumplir con la función asignada, como por ejemplo, la educación pública.

Más allá del destino que tendrá la reforma eléctrica en el Congreso, es menester aprobar los subsidios que deben tener diversos sectores para cumplir con la función asignada como por ejemplo, la educación pública, vista ésta como un bien público, en donde es menester dirigir todo tipo de apoyos presupuestales para que, en el contexto del impacto de la pandemia por COVID-19, esté en condiciones por lo menos mínimas, en donde se le garanticen todos los insumos básicos para su plena operación.

Precisamente, durante los foros de discusión, léase Parlamento abierto, que se abrieron en la Cámara de Diputados en torno a la reforma eléctrica, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que preside Alfonso Cepeda Salas, se pronunció porque todas las escuelas públicas del país cuenten con electricidad gratuita.

En pleno siglo XXI todavía hay muchos planteles que ni siquiera cuentan con el fluido eléctrico y otras tantas padecen la suspensión del vital servicio por falta de pago y estamos hablando de escuelas públicas.

En tiempos que el sistema hibrido de impartición de clases es fundamental para continuar con los planes de estudio, la electricidad es vital para que, ya por televisión o por internet, los alumnos y mentores tengan acceso a las clases que se imparten por esas vías.

El organismo gremial informó que durante una asamblea informativa para la reforma eléctrica, el secretario general del SNTE, Alfonso Cepeda Salas, dijo que el sindicato está integrado por trabajadores decididos a posicionar la educación como pilar del desarrollo nacional equitativo e incluyente.

Al ser actores comprometidos con el rumbo de la nación, añadió, les interesa analizar la información de los temas clave para el futuro del país, como la reforma eléctrica, ya que la energía es un servicio fundamental para los planteles educativos.

Tras escuchar la información, objetivo y alcances de la iniciativa de reforma eléctrica por parte de legisladores y un representante de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el dirigente nacional del magisterio subrayó que la lucha sindical del SNTE tiene entre sus prioridades demandar permanentemente mejores condiciones para los espacios en los que diariamente se reúnen más de 35 millones de mexicanos.

“Hoy nos pronunciamos porque en esta reforma se incluya, con mayúscula, que la red de energía eléctrica llegue a todas las escuelas públicas y que siendo la educación un bien público, se exente de pago el consumo en todas las instituciones educativas públicas”.

Enfatizó que el Estado mexicano debe garantizar un desarrollo justo, incluyente e igualitario para todos. “En nuestra condición de trabajadores, sindicalistas y ciudadanos, hacemos nuestra esta determinación para asegurar el derecho humano de las y los mexicanos de acceder al servicio de energía eléctrica”.

En la asamblea, coordinada por la diputada e integrante del SNTE, Sonia Rincón Chanona, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna manifestó el compromiso de los legisladores con el magisterio y las escuelas públicas. “A los maestros se les cuida, se les protege, se les entiende, se les deben dar condiciones necesarias para que cumplan su importante función de transformación social.

Veremos cuál será el papel que desempeñará la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez en esta cruzada por exentar del pago de la energía eléctrica a las escuelas públicas, toda vez que no ha manifestado una opinión en torno a la propuesta del SNTE, aunque debe ser muy receptiva a este tipo de planteamientos ya que de suyo favorece, entre otros múltiples beneficios, a evitar la deserción escolar y a garantizar que exista la conectividad necesaria para la impartición de clases a distancia.

COLUMNAS ANTERIORES

Fracaso de la política deportiva
Una sobrerrepresentación ficticia y fraudulenta

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.