Mis Finanzas

Prepárate para más crisis

¿Qué tan sólido es tu fondo de contingencia? ¿Qué gastos puedes bajar? ¿En dónde te conviene invertir?

Todo parece indicar que los sustos en los mercados y la crisis económica persistirán. Es importante entender el origen, las consecuencias y las afectaciones, con el fin de armar una estrategia para enfrentarlo.

1.- El origen. A diferencia de otras crisis, como la de 1994 en México o la de 2008 a nivel mundial, el disparador de esta no es el sector financiero, sino el productivo.

Es efecto del desabasto provocado por la desarticulación del encadenamiento productivo con la pandemia, la invasión de Rusia a Ucrania y el calentamiento global. Además, la perspectiva se ve ensombrecida con tensiones entre China y Estados Unidos.

Con la globalización, la línea de producción está regada por todo el mundo y la escasez de insumos genera su encarecimiento. Pongamos, por ejemplo, la falta de trigo y fertilizantes por la guerra en Ucrania. Eso le pega no sólo a los productos agrícolas, sino también a los cárnicos porque se convierte en un problema el alimentar a los animales y de ahí se puede extender a la elaboración de leche, quesos, etcétera.

2.- Las consecuencias. El resultado directo es un incremento en la cotización de todos los bienes, incidiendo en una inflación internacional que ha superado niveles históricos.

Al ser la oferta el origen de la inflación se hace difícil el poder reducirla, pero queda claro que para evitar una escalada se requiere detenerla con una elevación en las tasas de interés, medida que continuarán procurando los bancos centrales.

El alza en las tasas de interés perjudica a los deudores y hace complicado que las empresas se financien, generando un proceso recesivo. En particular, México se ve impactado por la expectativa de menor dinamismo en Estados Unidos, país del cual depende más del 80 por ciento de las exportaciones.

3.- Las afectaciones. Es necesario cuidar el patrimonio en dos vertientes: flujo y riqueza.

Las matemáticas no fallan. Si todo cuesta más caro y ganamos lo mismo, se reduce lo ahorrado o se cae en el endeudamiento.

Los ingresos deben ser preservados con un trabajo estable y, de ser posible, incrementarlos con fuentes adicionales. Además, restringir las salidas de dinero en función del aumento de los precios.

En cuanto a la riqueza, es relevante encontrar instrumentos que ofrezcan un rendimiento que cubra la inflación y evitar entrar a terrenos especulativos porque los mercados seguirán muy volátiles.

Podrías empezar con estas preguntas para revisar tus finanzas ¿Qué tan sólido es mi fondo de contingencia? ¿Qué gastos puedo bajar? ¿En dónde me conviene invertir?

¿Cómo percibes la crisis económica actual? Coméntame en Instagram: @atovar.castro Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Listo para invertir en acciones?
¿Necesitas terapia financiera?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.