Bloomberg Opinión - Spinetto

Milei abre una nueva era: ¿Qué viene después en la formulación de políticas para Argentina?

Juan Pablo Spinetto señala que la posibilidad de un ‘vacío político’ en Argentina, y que ese será uno de los primeros retos a superar para Javier Milei.

La victoria de Javier Milei en las elecciones presidenciales de Argentina abre un capítulo nuevo e incierto en la convulsa historia de la nación sudamericana.

Si bien Milei ha sido cuidadoso en sus primeras palabras como presidente electo, mostrándose moderado y extendiendo una rama de olivo a quien quiera sumarse a su proyecto político de “reconstruir” Argentina, el país no tiene tiempo que perder.

Dado que se espera que la inflación supere el umbral del 180 por ciento para fin de año, la actividad se contraiga y no hay reservas internacionales en el banco central, el riesgo de que la economía se salga de control está creciendo.

Aquí hay cuatro cuestiones clave a seguir después de la victoria del outsider libertario:

Transición

Si bien el nuevo presidente asumirá el poder en menos de tres semanas, eso es una eternidad para la política famosamente volátil de la segunda economía más grande de América del Sur. Después de meses de endurecer los controles de capital a niveles extremos, una devaluación del peso argentino es casi segura, ya que el tipo de cambio paralelo se cotiza a casi un tercio de la moneda oficial.

El riesgo de un vacío político hasta la toma de posesión de Milei el 10 de diciembre es real y las especulaciones sobre la renuncia del ministro de Economía, Sergio Massa, tras su derrota el domingo fueron una indicación temprana de un vacío político. Massa lo dijo cuando apeló a Milei para que hablara con el presidente saliente, Alberto Fernández, para garantizar una transición tranquila, aparentemente renunciando a sus deberes como zar económico.

Milei, que no tiene experiencia como dirigente y solo sirvió como legislador nacional durante dos años, enfrentará una prueba temprana al lograr un equilibrio entre trabajar para asegurar la transición más ordenada posible y al mismo tiempo evitar la responsabilidad de los últimos días del gobierno.

Mientras tanto, Fernández, que ha estado prácticamente ausente en los últimos meses mientras su aliado Massa se disputaba la Presidencia, estaría más que encantado de que Milei asumiera incluso algunas de las consecuencias de la volatilidad esperada, algo que el presidente electo pareció reconocer. en su discurso de victoria.

La administración actual “necesita hacerse cargo de su responsabilidad hasta el final del mandato”, remarcó Milei.

Aún está por confirmarse un encuentro entre ambos mandatarios.

Coalición para el Gobierno

El mayor desafío político de Milei será su falta de apoyo en el Congreso, donde su partido solo cuenta con una minoría de senadores y una fracción de representantes de la Cámara Baja.

Milei tendrá que utilizar las próximas tres semanas para elaborar un nuevo presupuesto para 2024 y medidas de emergencia que serían lo suficientemente aceptables para que el Congreso las apruebe de inmediato si quiere que su Presidencia comience con el pie derecho.

El resultado del domingo, mejor de lo esperado, con Milei logrando la mayor proporción de voto popular desde que Argentina regresó a la democracia en 1983, ciertamente le da al economista libertario un mandato popular claro para el cambio. El presidente electo podrá beneficiarse de su alianza con el expresidente Mauricio Macri, quien rápidamente apoyó a Milei después de que su coalición proempresarial se quedó corta en la primera vuelta de octubre.

Macri puede ser un ganador de las elecciones, ya que tiene credibilidad ante la administración entrante y puede ejercer influencia sobre Milei. Pero ahora es probable que su coalición se divida: los partidos de derecha que apoyan a Milei y los grupos más centristas e izquierdistas prefieren permanecer en la oposición. Al mismo tiempo, es probable que el peronismo entre en un período de conflictos internos y recriminaciones.

La capacidad de Milei para captar votos en el Congreso dentro de los elementos más moderados del peronismo probablemente sea la clave para la gobernabilidad al comienzo de su mandato.

Equipo económico

Milei aún no ha señalado quién será su ministro de Economía, y la selección del ministro más importante del gabinete seguramente dependerá de qué tan serio sea con la idea de bajar el peso y dolarizar la economía. Lo que está claro es que, a diferencia del gobierno saliente, buscará nombrar a alguien que esté dispuesto a seguir adelante con soluciones drásticas desde el primer día.

No hay lugar para medidas graduales”, declaró el domingo el presidente electo.

Un asesor cercano a Milei comentó que la campaña ha estado considerando para el puesto a tres economistas que sirvieron en el gobierno de Macri: Federico Sturzenegger, Demian Reidel y Luis Caputo. Otros nombres que han surgido incluyen a Guillermo Nielsen, exsecretario de Finanzas.

Sin embargo, buscar una dolarización total en la que se abandone inmediatamente el peso sería un obstáculo para algunos candidatos porque significaría ceder la política monetaria, según el asesor, quien pidió no ser identificado al comentar sobre discusiones privadas.

Terapia de choque

Milei destacó repetidamente durante la campaña que si era elegido acabaría con la inflación, lo que vinculó con una “estafa política” en un mensaje que resonó entre los argentinos –particularmente los votantes jóvenes– cansados de años de precios desbocados.

Ahora necesita articular un plan de estabilización para cumplir esas expectativas, algo que el gobierno saliente se negó a hacer por temor a las consecuencias políticas de la terapia de choque. Quien pueda controlar una de las tasas de inflación más altas del mundo probablemente recibirá un enorme impulso en popularidad, generará buena voluntad en el Congreso y estará en la primera posición para gobernar Argentina durante dos mandatos.

Pero incluso intentar lograr ese objetivo probablemente produzca volatilidad y tensiones sociales en el corto plazo, y sus propuestas de recortes significativos del gasto público constituyen un lastre para el crecimiento y plantean interrogantes sobre su capacidad para gobernar en tales circunstancias. Los partidos más de extrema izquierda en Argentina no perdieron el tiempo en advertir a Milei que enfrentará una feroz oposición en las calles.

“Cualquier programa de estabilización que tenga como objetivo reducir con éxito la inflación debe abordar el déficit consolidado del sector público en su conjunto”, escribieron los analistas de JPMorgan Chase, Diego Pereira, Lucila Barbeito y Gorka Lalaguna en una nota de investigación el domingo, diciendo que esperan que la economía de Argentina se contraiga 3 por ciento el próximo año gracias al ajuste esperado.

“El modelo de política de Milei parece estar bien alineado con la terapia de choque, tanto fiscal como monetaria”, agregaron.

COLUMNAS ANTERIORES

Chocan civilizaciones en final de la Copa América
El efectivo ya no reina en América Latina

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.