Opinión

¿Pros y contras de invertir en criptomonedas?

Alberto Tovar revisa, sin pasión, los beneficios y desventajas de destinar recursos a estos activos digitales.

Una de las inversiones más “sexys” en este momento son las criptomonedas. Sin embargo, también hay una enorme controversia; mientras algunos son fanáticos, incluso insultando a quienes la cuestionan; otros la tachan de un gran fraude, burbuja o especulación. La verdad se encuentra en un punto intermedio entre las dos posiciones. Revisemos, sin pasión, los pros y contras de destinar recursos a ellas.

1.- El principal “atractivo” es el impresionante rendimiento que han mostrado. Dejar de participar es como no ir a la fiesta más divertida del año.

En contrapartida, uno de sus riesgos es la volatilidad, por estar a merced de la especulación. Pongamos de ejemplo lo que se llamó la nueva “criptosensación”, el “Dogecoin”, con un alza de hasta 12 mil por ciento. Lo curioso es que fue creada como broma y ante un comentario realizado por el multimillonario Elon Musk, en “Saturday Night Live” cayó casi un 35 por ciento en las horas posteriores al programa.

2.- Existe un enfoque de rebeldía e ideológico al apoyo de las criptomonedas, al quitar el control de los bancos centrales sobre los activos monetarios, dando el poder a las masas, sin mediar altos costos de transferencia.

Del otro lado, los economistas expertos, señalan que esto derivaría en una crisis internacional al quitar los ajustes por parte de los países. Lo anterior, conduce a una debilidad, pues los gobiernos bloquearían la propagación indiscriminada, y con la posibilidad de que cada nación cree la suya propia.

Si bien es una manera de “democratizar” la creación de dinero, ayuda a las transacciones anónimas entre grupos delictivos.

3.- La liquidez es un tema a discusión. En efecto, ha crecido la factibilidad de hacer transacciones; empero, falta para que sea fácil y puedas adquirir cualquier cosa, como sería con el dinero tradicional. Además, requiere cierto grado de conocimiento y confianza en el proceso digital, que para algunos es un problema.

4.- El mecanismo de creación es muy sui generis. Al usar “blockchain” se blinda contra la posibilidad de que sea hackeada y con una producción limitada, pero también es una crítica al utilizar una enorme cantidad de energía no renovable para que los servidores puedan “minar”, en un mundo con una tendencia al cuidado del medio ambiente.

Finalmente, vuelvo a citar a Musk, uno de los hombres más ricos y empresario visionario, quien reportó haber invertido mil quinientos millones de dólares en criptomoendas, pues acotó, diciendo que es imprudente que las personas inviertan los ahorros de su vida en ellas. De hecho, apenas el miércoles suspendió la compra de autos Tesla con Bitcoin, por el consumo de “energía sucia” en la minería

Esos son los “claroscuros”; Cada uno decide si entra y con cuántos recursos; lo importante es estar seguros de lo que implica hacerlo, tanto en forma individual, como para la sociedad.

¿Piensas invertir en criptomonedas?; Coméntame en Instagram: @atovar.castro

Twitter: @albertotovarc

COLUMNAS ANTERIORES

México y Guatemala, juntos hacia el futuro
Code Breakers, descubrimientos científicos y emprendimiento tecnológico para la salud

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.