Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno: La inflación y el tipo de cambio

No es tan intuitiva la relación que guardan las tasas de interés y los tipos de cambio

No es tan intuitiva la relación que guardan las tasas de interés y los tipos de cambio, pero prácticamente no viven unas sin los otros. Menos lo es la relación de la inflación, -de hecho, los diferenciales de inflaciones- entre México y Estados Unidos. Esto cobra especial importancia por que el FED ya va a reducir la velocidad de compra de activos emitiendo bonos de largo plazo, el famoso “Tapering”, acabando con una época de política monetaria laxa, pero también porque la inflación que se ha considerado pasajera, parece que tiene boleto de mediano plazo.

Un inversionista americano, puede optar por invertir en su país o bien venir a México, cambiando sus dólares a pesos e invertir en CETES, aprovechando que pagan una tasa mucho mayor a la de sus pares, los Treasury Bills. Si además compra un futuro o un forward para cuando venza su inversión, -cubre su riesgo de tipo de cambio-, entonces quedarse invirtiendo en Estados Unidos o venir a invertir en México debiera generar el mismo rendimiento porque no hay riesgo de por medio.

Las condiciones para que se cumpla esa igualdad son: que se permita el libre flujo de efectivo entre los países, que los tipos de cambio y las tasas de interés sean fijados libremente por los mercados y además que exista un mercado de derivados desarrollado.

Se están presentando inflaciones elevadas en el mundo como consecuencia de la pandemia. Al haberse restringido las actividades, una de ellas fue la reducción de la carga y descarga de los contenedores en los puertos. Además, muchos contenedores se han estado utilizando para fines de combatir la pandemia pero eso ha hecho que, para que regresen esos contenedores a sus funciones tradicionales, se requiere todavía de tiempo, algo que se estima puede durar fácilmente hasta mitades del siguiente año.

Esos cuellos de botella en logística han traído como consecuencia disrupciones que, si bien no serán la causa incausada, ciertamente abonan a tasas de inflación altas. La pregunta es ¿cómo afectan los niveles de inflación altos al tipo de cambio?

Hay una teoría que se denomina paridad del poder de compra. The Economist creo de manera hasta cierto punto en broma, un índice que denominó Big Mac. Esas hamburguesas tienen los mismos ingredientes literalmente aquí y en China por lo que las hace comparables. Un mismo producto con las mismas características debiera costar lo mismo en las diferentes monedas. Es decir, si vemos el precio de la Big Mac en México y lo comparamos contra su precio en China, podemos calcular cual es el tipo de cambio entre el Yuan y el Peso Mexicano. Por ese mismo principio, lo importante es el diferencial entre las tasas de inflación entre dos países.

Si vemos los diferenciales de inflación actuales entre Estados Unidos, con una inflación alrededor del 5% y en México con inflaciones de alrededor del 6% hay una diferencial de 1%. Cuando eventualmente se normalice la cadena de distribución, si bajan los niveles de inflación a las mismas velocidades a los niveles objetivo deseados por los respectivos bancos centrales, es decir 2% en Estados Unidos y un 3%, +/- 1% en México, y se va mantienedo dicho 1%, entonces no debiera afectar al tipo de cambio. Los diferenciales de inflación es sólo una de las tantas variables que afectan el tipo de cambio.

Otra arista son las inversiones de extranjeros en México: al comprar valores gubernamentales le están prestando dinero al Gobierno Federal. Por las actitudes que toman, parece que no quieren ese dinero. No es racional.

COLUMNAS ANTERIORES

Miguel Moreno Tripp: CAPEX
Miguel Moreno Tripp: Control de precios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.