Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno Tripp: Inflación y estados financieros

La tasa subyacente de la primera quincena de julio es la más elevada para una quincena similar desde 1999.

El fenómeno de la inflación pudiera ser pasajero pero un Tweet del Dr. Jonathan Heath (a título personal) con respecto al dato de inflación dado a conocer el jueves, dice que “La noticia de inflación que se da a conocer hoy es definitivamente mala: la tasa subyacente de la primera quincena de julio es la más elevada para una quincena similar desde 1999”.

Independientemente de las acciones de las decisiones de política monetaria, ¿cómo les afecta a los estados financieros de las empresas?

En México aplican las Normas de Información Financiera (NIF) emitidas por el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF) pero también aplican las Normas emitidas por el IASB - International Accounting Standards Board (Junta de Normas Internacionales de Contabilidad) que emite las Normas internacionales de Información Financiera (NIIFs) o International Financial Reporting Standards (IFRSs).

Las NIF se aplican a todas las empresas en México, sin embargo, aquellas empresas que cotizan en bolsa, ya sea que hayan emitido acciones o deuda bursátil, tienen que seguir la normativa IFRS. Esto con el propósito de que los inversionistas internacionales que buscaran invertir en valores emitidos en nuestro país tengan bases de comparación con estándares internacionales.

La NIF B-10 Efectos de la inflación, en su preámbulo nos dice: “En la década de los ochenta, cuando en nuestro país se registraron niveles de inflación sumamente altos, que incluso superaron el 100% anual, se emitió el Boletín B-10, Reconocimiento de los efectos de la inflación en la información financiera ...

En la época actual, estando nuestro país en un escenario de inflaciones anuales de un solo dígito… el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF) evaluó la vigencia del Boletín B-10.

El CINIF considera que puede darse el caso de que en determinados periodos contables el nivel de inflación sea bajo y, por tanto, sea irrelevante su reconocimiento contable; sin embargo, al cambiar el entorno económico haya la necesidad de reconocer los efectos de la inflación incluso de manera acumulativa, pues de no hacerlo, podría desvirtuarse la información financiera …

Por lo expuesto en el párrafo anterior, el CINIF consideró conveniente mantener esta norma y, ante determinadas circunstancias y en ciertos periodos, permitir el no reconocimiento de los efectos de la inflación (desconexión de la contabilidad inflacionaria).” ¡CINIF previsor sin lugar a duda!

La norma considera que hay un entorno inflacionario, “cuando la inflación es igual o mayor que el 26% acumulado en los tres ejercicios anuales anteriores (promedio anual de 8% [compuesto])”. Dado que varios de los registros contables se hacen a valor histórico, aquí es cuando aplicaría el B-10.

La preocupación de un ambiente inflacionario es mundial. En la muy recomendable publicación del CFA Institute, “Enterprising Investor”, esta semana sacaron de los archivos una publicación de mediados del 2018: Inflating Equity: Inflation’s Impact on Financial Statements and ROE (Capital inflacionado: el impacto de la inflación en los estados financieros y el ROE).

La tesis es que la inflación afecta al estado de resultados, primero en la depreciación histórica (subestimando la verdadera disminución del valor de los activos incrementando la utilidad de operación). Afecta al costeo: si es al costo anterior (Primeras entradas, primeras salidas o FIFO en inglés), o al último costo -asumiendo que cuesta más- (Últimas entradas, primeras salidas o LIFO). “La tercera distorsión se da en los intereses: … el gasto histórico por intereses se incrementa.”

“La contabilidad a costos históricos subestima los activos fijos y sobreestima los pasivos de largo plazo … aumentando la necesidad de financiamiento externo”. Lo peor de todo: afecta a los más necesitados.

COLUMNAS ANTERIORES

Miguel Moreno Tripp: CAPEX
Miguel Moreno Tripp: Control de precios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.