Marco Pérez

Marco Pérez: Algunos comentarios sobre el tema de los donativos

Es necesario que se investigue bien y se emitan opiniones bien documentadas, para evitar polarizar más las posiciones políticas entre la población, utilizando argumentos falsos o incompletos.

Dentro de las propuestas de reformas fiscales para el próximo año, incluidas en el paquete económico 2022, que el Ejecutivo Federal turnó al Congreso de la Unión, se encontraba una en particular, relacionada con las deducciones personales a las que todas las personas físicas contribuyentes, tenemos derecho de deducir de nuestra base gravable, al momento de presentar nuestra declaración anual.

Estas deducciones personales, contenidas en el artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, incluyen gastos como honorarios médicos, dentales, gastos hospitalarios, de funeral, primas pagadas por seguros de gastos médicos mayores, DONATIVOS y APORTACIONES COMPLEMENTARIAS PARA EL RETIRO, entre otros.

De acuerdo a la Ley, algunas de estas deducciones tienen, además de requisitos particulares, TOPES máximos para su deducción, como es el caso de los gastos funerarios, que tienen un tope de una UMA anual, mientras que el monto máximo deducible para los donativos, es del 7 por ciento de los ingresos acumulables declarados por el contribuyente, persona física, el año anterior.

De manera adicional a los topes individuales señalados de manera expresa en la Ley, el último párrafo de este artículo 151 establece un tope global general, para todas las deducciones personales, con excepción de 2 de ellas, (aunque en realidad son 3, porque el párrafo segundo establece que en el caso de los gastos médicos y de rehabilitación, derivados de incapacidades ocasionadas por riesgos de trabajo, no se sujetan a límite alguno para su deducibilidad, por obvias razones).

El caso es que se establece de manera expresa, que los DONATIVOS Y LAS APORTACIONES COMPLEMENTARIAS PARA EL RETIRO, no se consideran para el tope global de 5 UMAS anuales (unos $167 mil pesos) o del 15% de los ingresos del contribuyente, lo que sea MENOR, (y no el 30 por ciento, como afirma Sergio Sarmiento en su nota del 20 de Octubre).

De tal suerte, la propuesta de reforma para 2022 que entró a la Congreso, proponía la eliminación de esa excepción a esos dos conceptos de gasto, y que pasaran a considerarse dentro del tope global ya mencionado, es decir, la propuesta original NO afectaba solo a los donativos, sino también a las aportaciones adicionales para el retiro, las cuales tienen un tope de 10 por ciento del ingreso, sin que exceda de 5 salarios mínimos elevados al año.

Obviamente, la propuesta abonaba al objetivo de incrementar la base del impuesto, reduciendo el monto máximo de deducciones personales que puede aplicar los contribuyentes, personas físicas, que hagan donativos o que ahorren para su retiro.

Queda claro que la propuesta, NO estaba dirigida a las organizaciones de asistencia social que reciben donativos deducibles de impuestos, ya que los donativos que reciben, provenientes de empresas, personas morales, que por mucho son los de mayor cuantía, la reforma no los toca y se mantienen sin cambios.

Ni se está eliminando la deducibilidad de los donativos a organizaciones sociales de asistencia, ni hay política gubernamental alguna en contra de las donatarias autorizadas, cuya labor es muy loable y benéfica para la población vulnerable del País, sin embargo, se ha politizado el tema y se ha exagerado el contenido y el alcance de la propuesta de reforma, así como el posible impacto económico negativo que les representaría.

De hecho, atendiendo a las observaciones y comentarios de los diversos grupos y sectores económicos en el País, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, reconsideró el posible impacto económico al ahorro nacional, que podría implicar la limitación a la deducibilidad de los ahorros complementarios para el retiro, y decidió desechar esta limitación, por lo que estas aportaciones seguirán sin cambio para 2022, no así lo referente a los donativos, por la baja afectación económica a las donatarias autorizadas.

Es necesario que se investigue bien y se emitan opiniones bien documentadas, para evitar polarizar más las posiciones políticas entre la población, utilizando argumentos falsos o incompletos, que incluso emiten editorialistas con relativo prestigio, como es el caso de Sergio Sarmiento, que en su nota del día 20, afirmaba que la reforma “restringe de manera muy importante” las deducciones, que en 2021 son de $163,467 pesos o el 15% de los ingresos de los contribuyentes, “La mitad de lo que se permite actualmente”, lo cual es falso y denota, o ignorancia, o manipulación deliberada, y ninguna de las dos opciones lo deja en buena posición.

Marco Pérez

Marco Pérez

Economista especialista en finanzas públicas, Socio Director de Econometría Aplicada SC, Conferencista y Catedrático a nivel doctorado.

COLUMNAS ANTERIORES

Marco Pérez: ¿Qué funciones ejerce el Gobernador del Banco de México?
Marco Pérez: Van a la baja las previsiones de cierre 2021

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.