Jesús Garza

Jesús Garza: ¿Qué nos depara en materia de crecimiento el 2022?

Para 2022, se espera que la recuperación económica continúe.

Este año se caracterizó por ser un año de recuperación económica después de la pesadilla que resultó el 2020 debido a la pandemia global. Las expectativas de crecimiento económico oscilaban entre 6 y 7 por ciento para el año, pero recientemente se han ajustado a la baja. Ahora se espera que la economía observe una expansión de alrededor de 5.5 por ciento. Esta última revisión se deriva de la desaceleración de la actividad económica en el tercer trimestre del año, debido, principalmente, a la disrupción en la cadena de suministro global del sector manufacturero que está retrasando la producción local. Además, el impacto de la variante Delta del COVID tuvo un efecto negativo en el sector de los servicios en el mismo periodo de tiempo.

Para 2022, se espera que la recuperación económica continúe, si bien a un ritmo más lento de lo esperado. Se estima que los problemas en las cadenas de suministros globales persistan y es probable que se puedan empeorar de materializarse el impacto adverso de la variante Omicron. Además, la falta de acuerdos en la cámara de senadores de EUA, en particular el desacuerdo de un senador demócrata, acerca del paquete de gasto del presidente Biden ha desencadenado revisiones a la baja en el crecimiento de ese país. De materializarse este riesgo se observaría una disminución adicional para México debido a la integración económico tan estrecha que tienen ambos países.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pronostica una expansión de 4 por ciento anual en la economía del país. Sin embargo, el consenso de los analistas sugiere que el crecimiento estará más cercado al 2.5 o 3 por ciento anual. Lo anterior pudiese presionar a las finanzas públicas al tener una menor recaudación a lo esperado. Otro factor a monitorear será la inversión. Este componente no termina de repuntar y continúa en niveles muy inferiores pre-pandemia. La pobre tasa de inversión en el país será responsable de bajas tasas de crecimiento económico en el futuro.

Pero no todos son malas noticias. El impacto del COVID y los problemas comerciales entre EUA y China está reposicionando a las proveedurías más cercanas a su cliente final. Así, el TMEC y la cercanía geográfica de México con EUA está atrayendo importantes inversiones, sobre todo en el sector manufacturero. Esta tendencia continuará a lo largo del año. Aunado a ello, el plan ambicioso de infraestructura de EUA tendrá externalidades positivas para México, impulsando a las proveedurías nacionales. Finalmente, el envío de remesas y el turismo estadounidense en el país continuarán aportando al crecimiento del sector de los servicios. Estimo que la economía nacional crecerá 2.8 por ciento en 2022.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la SHCP e investigador en el Banco de México.

COLUMNAS ANTERIORES

Jesús Garza: Mercados turbulentos
Jesús Garza: La Fed al ataque

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.