Hiram Peón

Hiram Peón: Alguien que sepa administrar el agua de la comunidad

Servidores públicos que tengan orgullo y vergüenza para apoyar a la comunidad.

No todo está perdido. Mientras exista alguien con la voluntad de actuar, de vencer el temor, de aceptar el reto, mientras te sientas con el ánimo de rechazar lo que te imponen, podrás cambiar.

Esta semana, mientras Samuel García se sentaba en la silla de gobernador y ponía a consideración de la opinión pública la integración de su primer gabinete, empezó a surgir la podredumbre creada por el ex gobernador.

No sabemos que es “más peor” si la corrupción, tipo mafia, que conocimos hasta con fotografías, en Agua y Drenaje; o la caravana de la corrupción que cobraba a casinos, restaurantes y antros, la cuota, que a modo de “bula papal” todo lo perdona y todo lo permite.

Que quiere el cliente: fumar en el restaurante o en el casino, concedido. ¿La ley, el reglamento? “Ah, eso no importa, usted póngase con la cuota y listo”.

Que quiere el cliente: seguir la fiesta más allá de la medianoche, llenar el antro, acercar las mesas a menos de un metro cincuenta, CONCEDIDO. ¿El reglamento? Eso no importa, “yo soy la ley, yo digo quien puede abrir y hasta que horas se abre y cuanta gente se permite de aforo, yo digo si se fuma adentro o afuera”.

¿Las escuelas? “Hasta que yo lo autorice. Y si me reclaman les cierro, ¿Qué no se han dado cuenta que yo soy la ley?”.

Ahora que sigue.

Lo que sigue es aplicar la ley contra los abusadores, los corruptos, los ladrones.

Llego la hora de los abogados, de los policías, de la fiscalía del estado. Se trata de recabar pruebas, elaborar las órdenes de aprehensión y someterlos al castigo correspondiente.

Veremos de qué está hecho este gobierno, veremos de qué tamaño es el compromiso de Samuel García con la población de Nuevo León. Ya se destapó la cloaca, ahora hay que dejarla más limpia que una patena, además hay que modificar las políticas públicas para que se prevenga el delito de los servidores públicos y se le vigilen las manos.

Estuve en las oficinas de agua y drenaje en la última semana de septiembre, porque de la nada me llegó en el recibo un cargo señalado como adeudo, salvo que el mes pasado no tenía ningún adeudo.

Fui testigo del dolor de nuestra gente: personas mayores en el sol por horas, antes de entrar a las oficinas, porque sabe usted, a alguien se le ocurrió que todos los que quieran ser atendidos, tienen que llegar a las ocho de la mañana para que les den una ficha y si llegan a tiempo le tocara turno porque solo van a atender a 150 personas.

Pero también puede pedir una cita. Yo pedí una cita y me la dieron para el 9 de octubre.

Salían los funcionarios a revisar cual era la necesidad de las personas y como “virrey” decidían a quien atendían en el estacionamiento y a quien no.

Escuche a una anciana que pedía que le pusieran un medidor que ya había pagado, porque tenía más de una semana sin agua, y dependía de la benevolencia de sus vecinos para tener agua para beber y para su higiene. El “Virrey” le dijo, “le van a instalar su medidor en 72 horas”. Para él eso no significa nada, para la anciana son tres días más sin agua.

¿Usted cree que esto está bien?

Luego la comunidad se entera que adentro de esas mismas oficinas vive un sujeto que actúa como el dueño de la empresa, que roba a manos llenas y manda sobre la vida de 4 millones de personas, manda sobre los habitantes del área metropolitana de Monterrey.

Se imagina si la empresa Agua y Drenaje fuera eficiente, si no lo robaran su dinero a los usuarios, quizá hasta se podrían bajar el precio del agua y del uso de la red, en beneficio de los que menos tienen. ¿De qué depende? De que este gobernador deje de lado la parte mediática de su imagen y efectivamente nombre a gente capaz, con sensibilidad humana, para administrar con eficiencia los precarios recursos de la comunidad.

Mantengamos la esperanza. Hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Contacto:

Mail: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Hiram Peón

Hiram Peón

Politólogo de la Universidad Autónoma de Chihuahua con Maestría en Administración de Negocios del Tecnológico de Monterrey. Consultor de negocios y estrategias de comunicación.

COLUMNAS ANTERIORES

Hiram Peón: Un día sin redes
Hiram Peón Lara: La importancia de comunicarnos bien

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.