Hiram Peón

Hiram Peón Lara: La importancia de comunicarnos bien

Hay que distinguir entre noticia y propaganda.

Todavía hay muchas cosas mejores por venir. A pesar de todas las noticias, muchas de ellas malas noticias, a pesar de eso tenemos que seguir creyendo en nuestras fortalezas y habilidades para salir adelante

Desde luego, todo ello sin considerar las noticias mañaneras de nuestro dictadorcito tabasqueño, porque esas no son malas noticias, simplemente no son noticias.

Hay una gran diferencia entre las noticias, lo que los medios investigan y ponen a consideración de la opinión pública, para contribuir a formar una agenda pública; y el concepto de propaganda.

La propaganda tiene un sabor distinto, tiene un propósito muy claro, posicionar en la mente del público una idea o un hecho que dirija la atención y la intención de la gente hacia un consenso. Muchas veces, casi siempre, así nos lo enseñó el nazismo alemán, la propaganda repite mentiras hasta que en la mente de la gente se convierta en una verdad.

Así que por eso, las noticias de las mañaneras de AMLO, no son noticias, son propaganda. Son mentiras que se repiten una y otra vez, esperando que se vuelvan verdad.

En mi opinión debemos seguir tomando acciones, y seguir repitiendo los argumentos, las verdades, que rebaten sus mentiras. No debemos dejarle el espacio para él solo. Es una tarea inacabable.

Pero así es la comunicación en todos los ámbitos. En la familia, en la escuela, en la empresa, con la pareja, con los jefes y subordinados, no debemos perder de vista que el responsable de que la comunicación sea efectiva, es toda del que emite el mensaje.

Este detalle es causante de miles de confusiones. Uno puede creer que su pareja entendió lo dicho, y así sin comprobar si se entendió, continúa su rutina creyendo que todo está bien y no, nada está bien.

Resulta que las personas tenemos un cerebro que está diseñado para completar y rellenar los vacíos con la información que está ahí, disponible y mediática. Hay un viejo chiste que revela claramente como las personas escuchamos lo que queremos escuchar, aunque no sea ni cierto ni real.

Este es un joven, con algunos años de casado, que le informa a su esposa, por medio de una llamada, que sufrió un accidente, que el carro quedo inservible, que se luxó un hombro y se fracturó una pierna, pero afortunadamente Paula lo llevó a la clínica del IMSS. La respuesta de la esposa fue. ¿Quién es Paula?

Uno escucha lo que quiere oír. Por eso es tan importante que cuando comunicamos algo nos aseguremos que el mensaje que enviamos llegue con todas sus partes entendibles.

Estamos envuelto en varias cortinas de humo y por todos lados. El gobernador saliente trata de ocultar sus huellas. El gobernador entrante trata de ser visto como la salvación de un estado sumido en el caos de la inseguridad, así como dijo Fasi. Un gobernador que antes de entrar en funciones ya está organizando caravanas para que en la frontera se vacune a cientos de jóvenes.

En la misma vorágine tenemos un pleito de AMLO contra Estados Unidos, nuestro vecino y aliado comercial, que antes de empezar ya lo tiene perdido. Sin embargo sirve perfectamente de cortina de humo para ocultar las decenas de errores que se han cometido actuando de manera irresponsable e incompetente.

De todo esto ¿Qué queremos ver? ¿Qué queremos oír?

Cada quien, desde la posición donde está parado, y con la mirada del optimismo o el pesimismo, y con el nivel de candidez y credibilidad con que juzgamos lo que nos dicen, por todos los medios. Desde ese lugar tenemos que asegurarnos de creer lo correcto.

De ahí la importancia de comunicar correctamente, de manera responsable, para no entrar en confusión y alejarnos así de la realidad que estamos viviendo.

Mantengamos la esperanza. Hasta la próxima.

El autor es experto en comunicación corporativa y situaciones de crisis. Cuenta con un MBA del ITESM

Contacto: Mail: hirampeon@gmail.com

Twitter: @Hirampeon

Hiram Peón

Hiram Peón

Politólogo de la Universidad Autónoma de Chihuahua con Maestría en Administración de Negocios del Tecnológico de Monterrey. Consultor de negocios y estrategias de comunicación.

COLUMNAS ANTERIORES

Hiram Peón: El calvario del sistema de transporte
Hiram Peón: El calvario de la educación, como vamos gobernador

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.