Mis Finanzas

¿Gas barato o populismo caro?

El presidente lanza otra empresa del Estado, Gas Bienestar, y retrocedemos décadas en el manejo económico del país. Esto afecta nuestras finanzas personales.

Es necesario establecer una política pública para atacar la pobreza extrema. El problema, y serio, es cómo llevarla a cabo. Por lo pronto, el presidente lanza otra empresa del Estado y retrocedemos décadas en el manejo económico del país. Esto afecta nuestras finanzas personales.

Anunció la creación de Gas Bienestar con el fin de que este energético se venda barato en las colonias populares. “No he podido cumplir el compromiso de que no aumente el precio de los combustibles por encima de la inflación; lo he cumplido en gasolina y energía eléctrica, pero no en gas, porque ha aumentado el precio por encima de la inflación”, dijo el Ejecutivo

El primer error es prometer algo que está fuera de las posibilidades de un político, pues el precio del gas depende de las cotizaciones internacionales y esa es la principal razón del alza.

Lo anterior, sin quitar los abusos de las compañías que distribuyen gas. Sin embargo, compete a la Cofece regularlas.

Estos esquemas me recuerdan las administraciones de Luis Echeverría y López Portillo con la generación de un sinnúmero de empresas del Estado ineficientes y corruptas. Implicó una gran salida de recursos para la federación y fue uno de los ‘clavos’ que provocaron la crisis de 1982.

Es lógico que haya una ‘pérdida’ si el precio internacional del gas se incrementa. ¿Quién la pagará? ¿De dónde obtendrá el dinero? ¿impuestos, deuda, expansión monetaria? Las tres opciones van directas al bolsillo de las personas.

Desde una diferente perspectiva, si desean mantener un balance fiscal deberá asumirse lo que en economía se llama trade off; es decir, se toma una acción, pero se tiene que dejar de hacer otra cosa. Simplemente, vemos cómo el avance de la infraestructura del país va lento por este tipo de proyectos, lo cual detiene la inversión.

La verdadera intención es electoral, porque busca que la población de escasos recursos asocie el subsidio con el partido presidencial. ‘Curiosamente’ arranca en la Ciudad de México, en donde la imagen ha venido a menos por el derrumbe en la Líneas 12 del Metro.

Cae en la tentación de darle la contra al mercado. Fijar precios y crear empresas del Estado ya demostró su ineficiencia, porque genera distorsiones que tarde o temprano se convierten en escasez, inflación, desempleo y bajo crecimiento.

Eso es lo que les pega a todos los mexicanos.

¿Qué opinas de Gas Bienestar? Coméntame en Instagram: @atovar.castro Twitter: @albertotovarc

Alberto Tovar

Economista, especializado en negocios y finanzas personales; certificado como coach de vida y equipos. Actualmente es el Director Regional de la Zona Norte de El Financiero. Ofrece conferencias y consultoría a organizaciones diversas.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Entrarías a inversiones disruptivas?
¿A qué decirle NO en las finanzas personales?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.