Ningún poder puede estar por encima de otro, sostiene Pardo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ningún poder puede estar por encima de otro, sostiene Pardo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ningún poder puede estar por encima de otro, sostiene Pardo

bulletEl ministro de la SCJN aseguró que una democracia no puede existir sin un Poder Judicial sólido, autónomo y apto para defender a las personas de la arbitrariedad, ilegalidad e injusticia

David Saúl Vela
11/12/2018
Jorge Pardo Rebolledo
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio del “choque” entre los Poderes de la Unión, generado por la reducción salarial a altos funcionarios, el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Jorge Mario Pardo, dijo que “ningún Poder se encuentra por encima ni por debajo de los otros”.

Señaló que el sistema se rige por el principio de división de Poderes, -Ejecutivo, Legislativo y Judicial-, y el equilibrio entre éstos descansa en el absoluto respeto muto de sus respectivas competencias y facultades.

Como orador único en la ceremonia de toma de protesta a 30 nuevos magistrados de Circuito y una juez de Distrito, Pardo Rebolledo se pronunció una ves más por la defensa de la autonomía e independencia judicial.

Desde la tribuna de la Suprema Corte, advirtió que una democracia no puede existir sin un Poder Judicial sólido, autónomo y apto para defender a las personas de la arbitrariedad, ilegalidad e injusticia

Asimismo, llamó a los juzgadores a no caer en provocación, derivada de la agresión y crítica, “por más injustificada que esta sea”, y que eviten la tentación de hacer política con sus fallos.

“Es necesario demostrar que el Poder Judicial sabe responder con dignidad a la exigencia social, por lo que es necesario apelar a la sabiduría judicial que dicta responder a cualquier crítica con más y mejores sentencias y cordura, para evitar caer en la tentación de hacer política con los pronunciamientos”, dijo.

Señaló que la autonomía e independencia judicial “no pueden servir de escudo o pretexto” para no ser transparentes ni rendir cuentas, pues los juzgadores tienen esa obligación con la sociedad.

Por ello, instó a los jueces y magistrados a ser receptivos en el “llamado firme e indubitable de la sociedad mexicana” que nos exige ser más transparentes, eficientes, eficaces y efectivos en el uso de los recursos públicos que disponen.

El ministro dijo que es necesario rendir cuentas de mejor forma y con mayor claridad sobre los procesos a su cargo para combatir y castigar cualquier irregularidad, anomalía o acto que dé lugar a la corrupción en la impartición de justicia.

Insistió en que las leyes mexicanas e internacionales protegen la autonomía e independencia judicial, incluso con la garantía de que un juez no puede ser rotado ni destituido, salvo que presentara una mala conducta.

Advirtió que los juzgadores están obligados a ser ciudadanos ejemplares y a defender tanto como sea posible su independencia, interna y externa, para ganar la confianza pública, necesaria para la legitimación de sus fallos.

“Esa confianza debe estar basada en que quiénes son elegidos como jueces son los mejores, no solo por lo que saben o su experiencia, sino por su desvinculación de cualquier posible compromiso o presión, sea política, económica o de cualquier otro tipo, pues el compromiso de los juzgadores debe ser solo con la Ley”, agregó.

Precisó que los juzgadores no deben buscar popularidad, agradecimiento o simpatía pues se deben a la ley y a nadie más.

“Aplicarla la ley en algunos casos puede hacernos impopulares y sujetos de ataques, pero nuestro juramento debe bastar para soportar la crítica sin miedo ni presión ni compromiso ajenos a la justicia”, dijo a los nuevos magistrados y juez.

Reiteró en que son las sentencias de los jueces, traerán el respaldo de la sociedad, abogados litigantes, líderes de opinión y todo aquel que pueda ser factor importante para dar a la justicia federal la legitimación y respaldo que requiere para enfrentar cualquier ataque a su independencia y autonomía.

“La mejor defensa de los jueces es la prudencia y dignificación de la tarea que tenemos encomendada y en la reserva y discreción que impera en nuestros actos, es necesario evitar caer en cualquier provocación derivada de la agresión y la crítica, por más injustificada que esta sea”.

Entre los nuevos magistrados está Fernando Silva García, hijo del ministro en retiro Juan Silva Meza.