Nacional

Raymundo Riva Palacio y Omar Cepeda, entre las 5 columnas más leídas de la semana

Un recuentro de las opiniones de los especialistas de ‘El Financiero’, en la semana que corrió del 7 al 11 de junio de 2021.

Esta semana que corrió del 7 al 11 de junio de 2021, las columnas más leídas por los lectores de El Financiero los temas se centraron en las elecciones del pasado domingo. Entre lo más destacado podemos encontrar las opiniones de Raymundo Riva Palacio y Omar Cepeda.

¿Cómo le fue realmente al presidente Andrés Manuel López Obrador en su reunión con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris? ¿El mandatario mexicano salió perdiendo en las pasada elecciones? ¿Hace bien la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en calmar los ánimos a pesar de la derrota de Morena en la capital mexicana? Esto y más encontrarás en las siguientes opiniones.

1. Un poco de dignidad, por favor


Estados Unidos y México están hablando en dos frecuencias diferentes, donde la que usa Washington silencia la de Palacio Nacional, escribe Raymundo Riva Palacio en su columna Estrictamente Personal. La versión oficial en nuestro país del encuentro entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, no podía ser más grandilocuente, dice.

“Las fanfarrias suenan a burla para los mexicanos. Lo que informó Ebrard no abarca el fondo de la agenda de México ni tampoco ayuda a reducir la asimetría en la relación bilateral. Está claro en su mensaje en las redes sociales, donde parecería que se abordaron diversos temas, cuando en realidad se trató uno solo, el de la migración centroamericana...”.

2. Perdió López Obrador

Los resultados de la elección del pasado domingo 6 de junio no serán del agrado del presidente Andrés Manuel López Obrador, que esperaba arrasar como hace tres años, comenta Raymundo Riva Palacio. Sin estar en la boleta electoral, el tabasqueño estuvo virtualmente en las papeletas para votar en todo el país, afirma.


“Las elecciones fueron más cerradas de lo que anticipaban las encuestas, aunque la semana pasada en Palacio Nacional, López Obrador y un grupo de operadores político y electorales diagnosticaron lo que iba a suceder, anticipando una victoria garantizada en cinco gubernaturas, una derrota en cinco y sobre las cinco restantes había total incertidumbre”.

3. El odio se les regresó

La jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, hace bien en estar preocupada por la división de clases que quedó de manifiesto en el voto contra Morena el pasado domingo de elecciones, señala Raymundo Riva Palacio.

“Tiene mucha razón la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, cuando al salir al paso a comentarios y memes que ubicaron el voto contra Morena en la capital federal como una lucha de clases, alertó la gravedad de que se promoviera esa línea de pensamiento ante los riesgos de que pudiera llegar a darse una división clasista y discriminatoria”.

4. Nocaut a Sheinbaum

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México está en la disyuntiva de si reacciona inteligentemente o si, como hasta ahora, se mimetiza y espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador la saque del hoyo, escribe Raymundo Riva Palacio.

“Claudia Sheinbaum no sólo es la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, sino algo mucho más, si se ubica en el contexto del proyecto de nación transformador del presidente Andrés Manuel López Obrador. Es familia. El Presidente la placea, la presume, la va tallando como su sucesora en las elecciones presidenciales de 2024″.

5. Morena gana, Sheinbaum pierde

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, una mujer de altos vuelos, se dejó cortar las alas por lealtad al presidente Andrés Manuel López Obrador; dejó de pensar en su visión, proyectos y capacidad, comenta Omar Cepeda en su columna Trópicos.

“En la Ciudad de México sucedió algo inesperado, porque mientras que en el país y en la Cámara de Diputados, Morena se impuso, en la capital se desmoronó. En el corazón político de la izquierda, donde floreció cuando las diversas corrientes se fusionaron alrededor del PRD, permitiéndoles ser competitivas y consolidarse dentro de las estructuras políticas en México, ahora, con esta derrota, podría ser el inicio de la involución”.