Familiares visitan sitio donde fue muerto mexicano por agentes de EU
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Familiares visitan sitio donde fue muerto mexicano por agentes de EU

COMPARTIR

···
Mundo

Familiares visitan sitio donde fue muerto mexicano por agentes de EU

01/06/2013
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.


Notimex


San Ysidro.- La viuda y los hijos menores del mexicano Anastasio Hernández Rojas llegaron hasta el lugar de la frontera donde el migrante fue golpeado hace tres años por una docena de agentes estadunidenses que le causaron la muerte.
 

María Puga y sus gemelos Daniel y Daniela Hernández, de ocho años, hicieron con la mano la señal de "v" de la victoria al llegar hasta la reja del sitio donde, según videos y testimonios, agentes fronterizos golpearon y aplicaron descargas eléctricas a Hernández.
 

La familia del mexicano colocó veladoras y carteles a la puerta del lugar, ahora popularmente conocido como "estacionamiento Anastasio Hernández", ubicado junto al sitio por donde Estados Unidos deporta diariamente decenas de indocumentados a Tijuana, Baja California.
 

Al lugar llegó también por primera vez la madre de Anastasio Hernández, María de la Luz Rojas, quien lloraba mientras unos 200 manifestantes guardaban un minuto de silencio en memoria de su hijo.
 

Por su parte, la policía de San Diego vigilaba a distancia una marcha sobre el puente de la garita de San Ysidro, mientras varios conductores que circulaban por la zona tocaban las bocinas de sus autos en señal de simpatía hacia los manifestantes.
 

Daniel Hernández marchó al frente con una pancarta con la leyenda "necesito a mi papá", escrita en inglés a mano por el menor. Anastasio Hernández, originario del central estado de San Luis Potosí, dejó cinco huérfanos.
 

El caso de Hernández es el primero que toma un gran jurado federal contra agentes fronterizos, en un debate a puerta cerrada que lleva casi un año.
 

El médico forense del condado de San Diego determinó hace tres años que la muerte del migrante mexicano se trató de un homicidio.