Mundo empresa

CFD la nueva tendencia de inversión

Invertir ya no es como antes, y a medida que avanzan los instrumentos de inversión, en los últimos años los CFD han dado mucho de qué hablar debido a su sencillez. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de un método de riesgo si no se conoce en profundidad.

Contenido patrocinado

CDF: una inversión sencilla pero de riesgo

¿De qué hablamos cuando hablamos de CFDs? Por sus siglas, los CFD son Contratos por Diferencia y no son nada más ni nada menos que un acuerdo entre dos partes (comprador y vendedor) sobre el pago de la diferencia de precio en el que el instrumento negociado fue comprado o vendido.

Para entender mejor, podemos comprar los CFD con las apuestas financieras: se predice si el valor de un activo subirá o bajará. Pero con los CFD, no apuestas en él, sino que compras el interés generado en la variación de precio. Lo que cuesta un activo al comienzo del contacto y lo que cuesta al final puede variar enormemente, por lo que se corre el riesgo de perder incluso la inversión inicial. Sin embargo, si haces las cosas bien, los CFD prometen grandes ganancias.

Si son de alto riesgo, ¿cómo es posible beneficiarse con los CFD?

Como hemos explicado, la inversión a través de Contratos por Diferencia no está exenta de riesgos. Lo ideal es primero entender de qué se tratan, y luego dejarlo en manos de brokers regulados internacionalmente, AvaTrade es uno de ellos. Y esto, más que una sugerencia, es una regla, ya que al ser novatos, puedes perder más de lo que has invertido inicialmente.

Por otro lado, para poder sacar provecho de los CFD es muy importante que mantenga siempre suficiente efectivo en su cuenta: las posiciones a veces no correrán a su favor, por lo que sería prudente no usar todo el efectivo que tiene, especialmente si está usando un alto apalancamiento.

Una última sugerencia es la diversificación. Los CFD permiten esto, por lo tanto si tiene una mala oportunidad, no resultará en una pérdida devastadora. Asegúrese de comprender los detalles y riesgos antes de comprar CFD. Es importante que solo se comience la inversión con dinero que pueda permitirse perder.

Las 5 ventajas de los CFD

  • Bajo costo: los impuestos que se pagan sobre el trading de CFDs varían según el país. Sin embargo, podemos decir que el costo es muy bajo, no solo en términos de ventajas fiscales, sino también que las tarifas con los brokers son significativamente más bajas. Los costos asociados radican en la financiación y se aplica como un porcentaje.
  • Flexibilidad: los CFD son una metodología muy flexible, ya que permiten a los participantes cambiar de posiciones en una transacción. Si el comerciante siente que un mercado está en caída, puede rápidamente posicionarse en la venta y obtener ganancias tan altas como podría obtener del lado de la compra.
  • Sin fecha de vencimiento: a diferencia de otros instrumentos de inversión, los CFD no presentan una fecha de vencimiento, por lo que son menos restrictivos. Los Contratos por Diferencia permiten mantener una posición durante el tiempo que se quiera sin tener que especificar el plazo en el que piense que el mercado estará a su favor.
  • Apalancamiento: uno de los mayores beneficios de operar con CFDs es que los inversores pueden obtener grandes posiciones apalancadas. Operar con apalancamiento significa que se puede operar con más dinero que la que posee en su cuenta. Pero como hemos ya especificado, esto también puede tornarse una desventaja si no se tiene el conocimiento suficiente. Recurra siempre al broker.
  • Variedad de mercados: se puede comprar un CFD prácticamente para cualquier mercado o tantos como le permita su broker. Esto le permite realizar operaciones altamente rentables en diferentes nichos. Y esto le sumamos lo que hemos dicho anteriormente: diversifique. Mantener todos los huevos en una misma canasta no sirve.

Hay muchos productos de inversión que se consideran de alto riesgo, sin embargo esto no significa que no deba intentarlo. Simplemente tiene que estar seguro de que se trata de un instrumento de inversión que se alinea a su perfil. Como sabemos, los errores en las inversiones no son la inversión en sí, sino una cuestión de momento.