Monterrey

Aldo Arévalo: Riesgos por incremento en auditorías y actos de fiscalización

Podría resultar de utilidad detenerse a pensar ¿por qué necesita la Secretaría de Hacienda incrementar sus ingresos tributarios?

Recientemente la Secretaría de Hacienda publicó su Plan Maestro 2022 para la Administración General de Grandes Contribuyentes, en donde informa un incremento en la recaudación del 9.3% para este grupo de contribuyentes mediante la mejora en el proceso de fiscalización.

A raíz de lo anterior, podría resultar de utilidad detenerse a pensar ¿por qué necesita la Secretaría de Hacienda incrementar sus ingresos tributarios? y aún más importante, ¿cómo pretende que el SAT logre este objetivo?

Pretendiendo dar respuesta a la primera pregunta, podemos iniciar tomando como referencia que desde el año 1977 y hasta el presente, tanto los ingresos petroleros como la recaudación de contribuciones federales han sido los pilares dentro de los ingresos presupuestales del Gobierno, representando anualmente cuando menos el 70% del presupuesto en forma combinada, de acuerdo con la información publicada por el Banco de México.

Cabe recalcar que el año 2014 significó un punto de inflexión en lo que respecta a los ingresos tributarios, toda vez que han tenido que ser cada vez más significativos, llegando inclusive a superar el 60% del total de ingresos del Gobierno Federal durante el actual sexenio, ello en gran medida debido a que el País ha visto disminuidos dramáticamente sus ingresos petroleros anuales, y por ende, la necesidad de explorar otras alternativas para compensar esta situación.

Ahora bien, el punto medular sobre este tema radica en la forma y las medidas que el SAT utiliza para recaudar el nivel de tributación esperada. Para esto, la Autoridad fiscal ha ido incorporando cada vez más herramientas electrónicas para automatizar y eficientizar el control, análisis y validaciones, para posteriormente detonar dos tipos de acciones; por un lado, las de tipo amistoso o cartas invitación bajo los Programas de Vigilancia Profunda, Control de Obligaciones, Caídas Recaudatorias y Vigilancia de Cumplimiento, y por el otro, el ejercicio de facultades de comprobación mediante revisiones de gabinete, revisiones electrónicas o visitas domiciliarias.

En su Informe Tributario y de Gestión 2021, Hacienda comparte un par de datos que comprueban lo antes mencionado. En primera instancia, como en el periodo de 2017 a 2021 el Costo de la Recaudación disminuyó de $0.51 a $0.41 pesos por cada $100.00 pesos recibidos. Y el segundo, con relación a la rentabilidad promedio de los actos de fiscalización, donde en 2021 se recaudó $123.50 pesos por cada peso invertido, lo cual representa un incremento real del 99% comparado contra 2018. Adicionalmente, el Informe muestra que la industria manufacturera fue de los principales sectores económicos en cuanto a recaudación de ISR e IVA.

Sin lugar a dudas, las regulaciones que Hacienda ha incorporado en los últimos años, tales como el esquema de servicios especializados REPSE, “listas negras” relacionadas al artículo 69-B del CFF, la implementación del complemento de CFDI para la carta porte, la inminente entrada en vigor de la versión 4.0 para la emisión de CFDI, la identificación de beneficiarios controladores y el regreso de la obligatoriedad del dictamen fiscal, representan una inversión adicional significativa en cuestión de costos y tiempo para los negocios, con motivo de los procedimientos administrativos y de control adicionales que requerirán implementar.

Sin embargo, resulta esencial tener presente que derivado de este nuevo nivel de vigilancia y fiscalización por parte de la Autoridad, en caso de incumplimiento, los contribuyentes estarán expuestos a consecuencias que podrían representar, no solo la no deducibilidad para ISR y no acreditamiento para IVA, sino de situaciones aún más críticas para la operación del negocio, en el caso de cancelaciones de sellos digitales o de certificación de IVA, multas en materia laboral o de comercio exterior y en casos extremos, delitos en el ámbito penal.

If you think that compliance is expensive: try non-compliance

[Si piensa que el cumplimiento es costoso, pruebe con el incumplimiento]

(Paul McNulty, Ex Viceprocurador General de EE. UU.)

Aldo Arévalo Gonzalez

Miembro del del comité de Fiscal – Finanzas de Index Nuevo León

Contacto: comites@indexnuevoleon.org.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Víctor Romero: Camiones autónomos ¿el futuro del transporte?
Edith González: El alto desempeño de los equipos no requiere de una nueva tecnología

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.