Monterrey

Karina Garza: CONECTAR: La importancia de una comunicación activa

Hoy en día es relevante que quienes dirigen las organizaciones desarrollen competencias que promuevan la conectividad y la comunicación activa para concebir equipos de trabajo motivados, reconocidos y libres para tomar decisiones.

Uno de mis principales logros de este año, ha sido culminar la investigación que me sirvió como proyecto de Grado de la Maestría en Desarrollo Humano, la cual me permitió visualizar perspectivas diferentes sobre la importancia de la comunicación en los principales modelos de liderazgo para sumar positivamente a las buenas relaciones en una organización; es así como surgieron una serie de reflexiones en las que la conectividad y la comunicación activa, se vuelven protagonistas para el bienestar del talento humano y el mejor funcionamiento de las operaciones de una empresa.

La comunicación activa es una muy buena práctica que incrementa de manera palpable la comprensión de las diversas situaciones que se viven dentro de una organización, promueve la empatía e impulsa la motivación y el reconocimiento de los equipos de trabajo; tener y cultivar una comunicación activa implica saber escuchar con atención creando un ambiente de confianza centrado en la persona que habla, y alejarse de las creencias arcaicas que pasan por alto situaciones clave y que limitan la conectividad entre los colaboradores. La comunicación es el sustento, la guía y el centro en torno al cual gira la dinámica organizacional (Fuentes, 2008).

El psicólogo Carls Rogers, iniciador junto a Abraham Maslow, del enfoque humanista en la psicología, resalta la escucha activa, la creación de un ambiente de confianza y la empatía, como características principales del humanismo, lo cual, se manifestó en mi investigación cuando los colaboradores señalaron tener la apertura para entablar comunicación con sus lideres, así como la necesidad de exponer sus ideas y ser escuchados.

Desde la percepción de los participantes observé que, tanto los líderes como colaboradores, consideran que la comunicación activa favorece las buenas relaciones de trabajo y mejora el clima organizacional, aún ante los retos más complicados como la pandemia que actualmente vivimos; es por eso que si se logra generar un ambiente de confianza y respeto en la organización se podrá transitar ante los cambios y las transformaciones de una manera firme y segura.

La empatía hace líderes más humanos y preparados para la adaptación, la igualdad, la diversidad y la inclusión, además otorga la libertad para la toma de decisiones en un ambiente sano en una actualidad en la que pertenecer a un grupo se torna cada vez más importante.

La teoría de la motivación de la jerarquía de las necesidades humanas de Maslow (1991) señala que mientras el ser humano cubra sus necesidades básicas, adquirirá nuevas y más elevadas, es así como al satisfacer una necesidad, podemos aspirar a satisfacer otra, que nos acerque a la autorrealización y a la trascendencia.

Hoy en día es relevante que quienes dirigen las organizaciones desarrollen competencias que promuevan la conectividad y la comunicación activa para concebir equipos de trabajo motivados, reconocidos y libres para tomar decisiones, fortaleciendo así, el sentido de pertenencia a favor de la cultura organizacional y la productividad, refrendando a Nuevo león como un estado líder de la industria y pilar del crecimiento económico del país.

Karina Garza Porras, es Gerente de Capital Humano en Metalia MS, integrante del Comité de Indiadores y Comité Organizador del Foro ERIAC. editorial@eriac.com.mx

COLUMNAS ANTERIORES

José de Jesús García: Evaluando al Presidente
Mario A. González: Negociando para lograr un propósito superior

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.