Monterrey

Jesús Garza: La prioridad para Nuevo León debe ser la inversión

A partir de 2021, la tasa de crecimiento promedio del país se espera se modere hacia una expansión de 2 a 2.5 por ciento anual.

Los datos más recientes de crecimiento económico nacional apuntan hacia una expansión de 20 por ciento anual en abril, lo cual contrasta con una caída de similar magnitud en abril de 2020 (-17 por ciento), debido al cierre de procesos productivos en la industria global como resultado de la pandemia. Es decir, se está observando un rebote estadístico tomando en cuenta una base de comparación mucho menor. Hacia adelante la economía nacional debe crecer cercano al cinco por ciento anual (contrastando con una caída de 8 por ciento en 2020) mientras que la economía de NL lo hará entre seis y siete por ciento anual. El motor de crecimiento será el T-MEC y la economía estadounidense que muestra tasas de crecimiento muy elevadas.

Sin embargo, los problemas para el país y para el estado son de largo plazo. A partir de 2021, la tasa de crecimiento promedio del país se espera se modere hacia una expansión de 2 a 2.5 por ciento anual. La razón, la persistente disminución de la inversión fija bruta que suma ya 25 meses en contracción. Esta sostenida reducción de la inversión es consecuencia de las políticas económicas adoptadas por el gobierno federal, desde la cancelación de proyectos de infraestructura hasta la reversión de la reforma energética, la cual limita la inversión en de las empresas privadas y extranjeras en ese sector.

Así, la economía está destruyendo acervo de capital el cual es necesario para crecer en el mediano y largo plazos. Lo anterior impactará negativamente en la creación de empleos y elevará el nivel de pobreza e inseguridad en el país. Recordemos que los tres componentes fundamentales para el crecimiento de largo plazo son el capital físico, el capital humano y la inversión en procesos tecnológicos.

En este entorno, es fundamental que en las elecciones en NL se priorice a la inversión como factor más relevante para continuar creciendo. Desafortunadamente, las inversiones en energías renovables, que habían mostrado un dinamismo relevante en el estado, se están deteniendo por las políticas federales. Pero existen otros sectores que pueden cobrar mucha importancia en el futuro debido a la proximidad con EUA y por el efecto nearshoring que se está observando a nivel global. El sector manufacturero, sobre todo explotando un mayor contenido regional es un sector para promover, además de fomentar los sectores con alto contenido tecnológico, los cuales no solo tienen un valor agregado para el PIB muy alto, sino que ofrecen remuneraciones más altas.

Así, es indispensable que los candidatos a la gubernatura prioricen a la inversión y productividad para que el estado continúe creciendo a tasas más altas que el promedio del país. Además de la inversión privada que vendrá en sectores como el manufacturero, es importante detonar la inversión pública, sobre todo en infraestructura. Es insólito que una ciudad del tamaño de Monterrey solo cuente con tres líneas de metro mientras una ciudad con menos habitantes como Medellín en Colombia tenga metro, metro cable, tranvía, entre otras formas de movilidad.

Ante la falta de movilidad la ciudad de Monterrey y el estado en general está perdiendo productividad por el encarecimiento de los traslados y la pérdida de tiempo en el tráfico sin contar además con los altos índices de contaminación. La movilidad del estado debe estar en función del desplazamiento de las personas y los de los vehículos.

Por último, otro factor fundamental que debe considerarse es la inversión en educación de calidad. La educación federal es sumamente deficiente sustentado por las pruebas PISA que persistentemente colocan al nivel educativo nacional en los últimos lugares de la OCDE. La educación y sobre todo las competencias que de ellas emanan son fundamentales para la expansión de la economía. NL debe priorizar este sector y darle las herramientas de competencia necesarias a su población para la nueva economía del conocimiento. Los procesos manufactureros se automatizarán pronto y los empleos del futuro serán los relacionados con la tecnología. Tomar la batuta de la educación debe estar en la agenda de todos los candidatos, desde el contenido curricular y las competencias que se enseñarán.

El autor es director general de Soluciones Financieras GAMMA y profesor de Economía y Finanzas de EGADE Business School. Tiene un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera, ambas por la Universidad de Essex en el Reino Unido. Fue el economista en jefe para México de Itau BBA, director general adjunto de Organismos Financieros Internacionales en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público e investigador en el Banco de México.

COLUMNAS ANTERIORES

Jorge A. Moreno: ¡A toda máquina!
Logra Parque Fundidora ingresos históricos en cuatrimestre

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.