Gran Potencial

La verdadera historia de la Ley De Murphy

‘La historia que rodea la creación de la Ley de Murphy es fascinante, además, es un gran ejemplo de como una percepción positiva o negativa de las cosas te dan resultados completamente distintos’, comenta Manuel Trevilla.

Seguro has escuchado alguna versión de la Ley de Murphy “Si algo puede salir mal, saldrá mal”. Se usa en la actualidad con una visión pesimista de las situaciones, una característica muy clara de las personas que sienten que no tienen el control de su vida, escribí sobre el lucus externo de control y por qué las personas con locus interno de control son más felices y exitosas.

Hay muchas versiones de cómo esta ley se creó, pero la más aceptada es que viene de Edward Murphy que trabajaba en un proyecto secreto de la fuerza aérea de Estados Unidos. El primer intento de medir cuántos Gs o fuerzas gravitacionales el cuerpo humano podía tolerar. Imagínate, antes se asumía que el ser humano sólo toleraba 14 Gs, todo estaba diseñado con este límite, entonces si un piloto chocaba su avión y en la caída superaba esa velocidad, la silla, el chasis, el casco eran inservibles.

El líder del proyecto, Jhon Stapp, utilizo el pensamiento de primer principio para hacerse una pregunta básica, ¿los pilotos están muriendo porque superan los 14Gs o porque el equipo que diseñamos con ese límite no los protege cuando superan esa velocidad? Spoiler alert, durante ese proyecto experimentaron con resistencias superiores a 40 Gs probando que era el equipo, no el límite físico humano.

Lo probó convirtiendose en el sujeto de sus experimentos y fué el hombre que recibió mas fuerzas G de manera voluntaria en la época.

Así funcionaba, construían un riel, y ponían una silla de piloto de avión, luego lo sentaban y aceleraban la silla para luego parar en seco generando en el freno múltiples fuerzas G. Jhon Stapp sufrió de dientes rotos, hemorragias, costillas rotas, pero probó que el ser humano no tenía el límite de 14 fuerzas G.

De igual manera, a partir de este proyecto, Jhon Stapp comenzó el desarrollo del cinturón de seguridad, también, gracias al pensamiento de primer principio. Analizó que había más fallecimientos de oficiales de la fuerza aérea en choques de autos que en aviones, todos trataban de prevenir choques, pero él se enfocó en el verdadero problema y una meta más clara, prevenir muertes por estos choques, no evitar los choques en sí. Con esto Stapp ha salvado millones de vidas.

Estos experimentos además de ser muy peligrosos contenían muchas variables, sensores, cables, en uno de ellos algo falló y no recolectaron la información, alguien había conectado mal un cable y todo el daño físico a Stapp había sido en vano. Ahí es cuando la verdadera intención de la Ley de Murphy se aplicó, si algo puede salir mal saldrá, por eso diseña experimentos y sistemas que minimicen errores, cables con colores que solo entren en un lugar específico, sistemas de emergencia, procesos de verificación, todo esto partiendo del supuesto que si no quieres que algo salga mal, debes crear los procesos para evitar o superar fallas y eliminar la posibilidad errores humanos.

Una perspectiva con locus interno de control realista y muy productiva le regresa el control a la persona aunque muchas circunstancias estén fuera de su alcance.

El ser humano tiene la tendencia a ver y recordar lo negativo, un sistema creado para asegurar la supervivencia de la especie.

La evolución no quiere que seas feliz, quiere que sobrevivas y te reproduzcas, una planta venenosa o un depredador son riesgos que debes recordar.

En la actualidad vivimos en un mundo muy distinto, donde la mayoría de los riesgos no nos matan y el estrés psicológico es el principal problema ¿Te ha pasado que estás manejando en un carril lento y en cuanto te cambias, el carril en el que estabas avanza más rápido? Esto se llama Ettorre Observation, el universo conspira en tu contra o es una percepción subjetiva.

Una observación no es la realidad pero si vives con la creencia que tu no controlas los resultados de tus acciones, y miras la Ley de Murphy de manera negativa, no tiene sentido pararte en las mañanas a cumplir tus sueños.

Sin embargo, si vemos que las cosas negativas pueden pasar, pero tenemos el control de minimizar riesgos, adaptarnos si estos suceden y , planificar para asegurar el éxito a largo plazo aunque existan desvíos en el camino, mantenemos la motivación y tenemos la oportunidad de definir nuestras vidas.

Hasta la próxima semana, Manuel.

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

Ciegos que ven y limites imaginarios
La pirámide alimenticia es producto de la guerra fría

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.