Gran Potencial

Llegamos a la Luna gracias a un discurso y no hemos regresado en cinco décadas

El 25 de mayo de 1961 Kennedy anunció ante el Congreso de EU su plan de poner a un ser humano en la Luna antes del fin de esa década.

El 25 de mayo de 1961 Kennedy anunció ante el Congreso el plan de poner a un ser humano en la Luna antes del fin de esa década. Esto con la capacidad computacional de una calculadora de la actualidad.

Para ponerlo en perspectiva, en esa fecha un ser humano jamás había superado la órbita. El primer viaje suborbital de Alan Shepard había sucedido solo tres semanas antes. La NASA había sido fundada dos años antes.

En 1969, el Apollo 11 logró el objetivo propuesto dando por finalizada la carrera espacial durante la Guerra Fría vs. la URSS, inspirando y creando curiosidad en todo el planeta.

Kennedy logró alinear partidos, organizaciones y naciones con su discurso We choose to go to the Moon. Lo valioso en ese discurso es que hizo énfasis en la capacidad del humano de elegir su destino y no solo vivir a expensas de las circunstancias.

Aquí mi frase favorita del discurso de Kennedy, en inglés y luego su traducción al español.

We choose to go to the Moon. We choose to go to the Moon... We choose to go to the Moon in this decade and do the other things, not because they are easy, but because they are hard; because that goal will serve to organize and measure the best of our energies and skills, because that challenge is one that we are willing to accept, one we are unwilling to postpone, and one we intend to win, and the others, too”.

“Nosotros elegimos ir a la Luna. Elegimos ir a la Luna... Elegimos ir a la Luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles; porque ese objetivo servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y habilidades, porque ese desafío es uno que estamos dispuestos a aceptar, uno que no estamos dispuestos a posponer, y otro que pretendemos ganar, y los demás también.”

En ese discurso Kennedy estaba comprometiendo a una nación ante el mundo, a realizar lo que simplemente no era posible en ese momento. No existía la tecnología, los cohetes, los trajes espaciales, comida adecuada para la microgravedad o simplemente un inodoro que funcionara en el espacio. No sabían lo que necesitaban inventar o cómo volar a la Luna.

La ingenuidad ha sido una de las cualidades que empujan a la humanidad.

En su momento, criticaban el intento de llegar a la Luna como un objetivo frívolo. En retrospectiva, gracias a la búsqueda de este nuevo horizonte, se han conseguido avances tecnológicos y científicos que nos benefician diariamente. Aquí una lista de dos mil inventos creados por la NASA que se utilizan en otras industrias.

Kennedy incentivó el avance de la tecnología de décadas en unos cuantos años y lo hizo inspirando, no forzando.

En los últimos meses tres billonarios, el fundador de Amazon Jeff Bezzos con su empresa Blue Origin, Richard Branson con Virgin Galactic y Elon Musk con Spacex lanzaron los primeros viajes comerciales tripulados por civiles al espacio.

Están siendo criticados por la frivolidad de sus intentos, con el argumento de que existen muchos problemas en la Tierra que podrían utilizar ese dinero. Aunque es cierto que cualquier capital podría ser aprovechado para afrontar los retos de la actualidad, también hemos visto en el pasado que hay pocas cosas que los seres humanos no podamos lograr si estamos alineados e inspirados. Adicionalmente una nueva carrera espacial, ahora privada y con múltiples jugadores, llegará a ser económicamente viable liberando presupuesto a organizaciones gubernamentales como la NASA.

La curiosidad y avances tecnológicos inspiran a generaciones y crean valor en más industrias que lo planificado inicialmente. El mostrar a nuevas generaciones los límites de lo posible tiene un retorno sobre la inversión inigualable. .

En lo personal, les deseo suerte en sus objetivos y mucho éxito a las generaciones que serán inspiradas por estos logros.

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

El efecto Roger Bannister y logros extraordinarios
La ley de Parkinson ¿Se puede lograr un objetivo de largo plazo en un mes?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.