Gran Potencial

La ley de Parkinson ¿Se puede lograr un objetivo de largo plazo en un mes?

La ley articulada por Cyril Parkinson en ‘The Economist’ en el año 1955 menciona: “El trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para ser completado”. ¿Es posible utilizar esta idea para lograr tus objetivos en tiempo récord?

Estas trabajando en un proyecto que dura un mes, a las tres semanas, descubres que debes comenzar de nuevo, que existe una mejor forma de hacerlo. Solo te queda una semana. Los problemas son retos para ti, así que lo completas, aún mejor de lo esperado y en el 25 por ciento del tiempo proyectado.

Esos flashes de inspiración y productividad que seguramente también has experimentado, donde completas proyectos en una fracción del tiempo y con una calidad sobresaliente, pueden ser utilizados a nuestro favor si tenemos la estrategia correcta.

La ley articulada por Cyril Parkinson en una publicación en ‘The Economist’ en 1955 menciona: “el trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para ser completado”; tal idea fue utilizada inicialmente para describir como la burocracia se expande con el tiempo, un dolor que todos hemos experimentado.

Parkinson compartió en su artículo original la historia de una mujer que tenía como única tarea mandar una postal, esto debería tomar 3 minutos. No obstante, la mujer tardó una hora buscando la postal, otra media hora buscando sus lentes, 90 minutos redactando la carta y 20 minutos decidiendo si lleva un paraguas camino al buzón. Eventualmente su día se consumió.

Esta regla se aplica a otros recursos no solo tiempo, entonces el proyecto se expandirá para consumir todo el tiempo, dinero, personal y esfuerzo asignado, si no se realiza con una estrategia correcta.

Es por eso que, si tenemos presente dicha posibilidad y su impacto en las tareas que realizamos, puede utilizarse a nuestro favor, como una forma de aumentar la eficacia en nuestras vidas y proyectos.

No trabajamos el 100 por ciento del tiempo disponible en ningún proyecto, las rachas de inspiración llegan al final, y acortar el plazo nos ayuda a ser creativos sobre buscar ayuda y enfocarnos en lo más importante.

Muchos estrategas, incluyendo a Dan Sullivan, afirman que lograr 10x es más fácil que 2x. Para lograr 2x miras al pasado y haces cambios en base a lo que ya lograste, cambios que te mantienen en tu zona de confort.

10x requiere una estructura de pensamiento distinta, comienzas mirando al futuro y traes al presente la visión, recursos y estrategia que te llevarán a ese objetivo. No se puede conseguir 10x en el mismo tiempo que se consigue 2x haciendo lo mismo que hiciste en el pasado, se requiere una visión que comienza en el futuro.

La famosa ley del 80/20, también llamada el Principio de Pareto, se aplica con una proporción muy similar (80/20, 70/30) en cientos de industrias, aspectos de la vida y el mundo.

El 80 por ciento de la utilidad viene del 20 por ciento de los clientes; el 80 por ciento de los resultados, se generan con el 20 por ciento de tus tareas; una gran proporción de la riqueza, se acumula en una pequeña proporción de las personas o compañías. En aspectos personales, el 20 por ciento de tu rutina de ejercicio tiene el mayor impacto en los resultados.

El famoso emprendedor e inversionista Peter Thiel, se hace constantemente la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo lograr mis objetivos de 10 años en 6 meses?

Entonces, si consideramos que el tiempo que nos designamos es subjetivo y el 80 por ciento de los resultados vienen del 20 por ciento de las acciones, podemos estructurar un proyecto personal o laboral con resultados sobresalientes en tiempo récord, si nos enfocamos solo en lo más importante, con una visión que comienza en el futuro, en el resultado esperado sin hacer un inventario de lo que, hasta ahora, ha sido posible.

Eso se logra eliminando ineficiencia y acciones que tendrán poco impacto en el resultado, pensando de manera innovadora, pidiendo apoyo, agregando tecnología y planificando con una visión exponencial.

Dejo aquí algunas sugerencias que pueden tener un impacto positivo a la hora de comenzar un proyecto de manera más efectiva:

• Comienza en el futuro, con el objetivo conseguido y realiza un inventario de lo necesario para lograrlo.

• Realiza una lista de las tareas más importantes en el proyecto, detecta las acciones generarán el 80/20 de los resultados. Trata de eliminar todas las demás.

• Pregúntate constantemente, ¿Cómo puedo lograr más con menos?

• ¿Existe alguna creencia que limita el alcance de mis proyectos?

• Limita todas las tareas para acortar el tiempo y recursos necesarios para su realización (80/20) • Limita el tiempo y recursos para su realización a lo más importante. (Ley de Parkinson)

¿Tienes alguna otra estrategia? Te leo

Manuel  Trevilla

Manuel Trevilla

Empresario, conferencista especialista en marketing digital, innovación y wellness. Mentor y consejero de organizaciones como Google Launchpad, Masschallenge y LFT.

COLUMNAS ANTERIORES

Llegamos a la Luna gracias a un discurso y no hemos regresado en cinco décadas
El efecto Roger Bannister y logros extraordinarios

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.