Estilo

Chaleco antibalas y otros vestidos polémicos en la Met Gala 2021

Deportistas, políticos y modelos levantaron la voz en apoyo a los derechos de la comunidad LGBT+ y la equidad de género.

Después de la cancelación del Met Gala 2020 debido a la pandemia de COVID-19 y al aplazamiento de su fecha original (primer lunes de mayo) en este año, por fin se llevó a cabo el desfile de moda más esperado.

Como cada año, la Met Gala, o gala del Instituto del Traje del Museo Metropolitano de Arte en Nueva York -por sus siglas en inglés-, ostenta una línea temática. Este 2021 se desarrolló bajo el título de ‘Estados Unidos: un léxico de la moda’, cuyas expresiones van desde el cine, la cultura pop y hasta íconos nacionales que han encumbrado la cultura norteamericana.

Personalidades de la política, el deporte, la moda, la música y la industria cinematográfica portan trajes y vestidos de los diseñadores más renombrados. Sin embargo, la ‘gran alfombra’ también es escenario para la polémica, la protesta y la proyección mediática.

Alexandria Ocasio-Cortez

Un mensaje claro y explícito en el vestido blanco de la senadora demócrata. “Tax the rich”, una petición muy contundente para incrementar los impuestos a los ricos en los Estados Unidos.

Carol B Maloney

Un mensaje más de justicia y respeto a los derechos humanos se sumo a la alfombra roja del Met Gala. La congresista septuagenaria no perdió la oportunidad para exigir la defensa a los derechos de las mujeres en la nación norteamericana.

Los colores púrpura y verde hicieron alusión a los estandartes que se han levantado en las protestas a nivel mundial en torno a la equidad de género y el rechazo a la violencia contra las mujeres.

Cara Delevigne

La actriz y modelo llevó un vestido Dior en cuyo frente enunció un breve y poderoso mensaje: “Peg the Patriarchy”, una postura directa en contra de los paradigmas del patriarcado en el mundo.

El mensaje de Delevigne se afianzó con la confección de la parte superior de su vestido, cuyo modelo se asemejó a un chaleco antibalas.

Megan Rapinoe

El traje de la futbolista, inspirado en el tío Sam, epítome del nacionalismo estadounidense, se acompaño de una máxima que alude al apoyo a la comunidad LGBT+: “In gay we trust” (”en los gays confiamos”). La frase impresa en su bolso de mano reiteró la urgencia para continuar la lucha contra la homofobia en los Estados Unidos.