Estados

Decomisan armas a policías municipales de Urique, Chihuahua, por no contar con permisos

Como parte de los operativos para dar con el paradero de ‘El Chueco’, presunto asesino de dos sacerdotes, la Secretaría de Seguridad del Estado de Chihuahua decomisó las armas

Los policías del municipio de Urique, Chihuahua, fueron desarmados por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), que detectó que no contaban con los permisos de porte correspondientes para su uso.

En total, retiraron a los agentes 41 armas de fuego, 26 largas y 15 cortas, así como más de 800 cartuchos útiles y 39 cargadores.

Gilberto Loya, titular de la SSPE, dijo que esto es resultado de los operativos implementados en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), tras los hechos ocurridos el pasado 20 de junio en el poblado de Cerocahui, donde dos sacerdotes fueron asesinados y un guía de turistas, y otros dos jóvenes se encuentran en calidad de desaparecidos.

La finalidad del operativo es lograr la ubicación de José Noriel Portillo alias “El Chueco”, quien es señalado como el presunto responsable de los hechos antes descritos, pero al momento, solo se ha logrado el arresto de 11 personas, que están supuestamente ligadas a este líder criminal.

El funcionario explicó que el armamento se tiene resguardado y que se interpondrán las denuncias correspondientes, para que inicie la respectiva averiguación sobre la procedencia de éste, o será devuelto en caso de que los policías municipales regularicen su estatus.

Las acciones de vigilancia y búsqueda de “El Chueco” en el territorio de Urique han arrojado, además, el hallazgo de campamentos utilizados por el crimen organizado y automóviles con reporte de robo.

¿Quién es ‘El Chueco?

Desde hace al menos una década, José Noriel Portillo, alias ‘El Chueco’, líder de ‘Los Salazares’ en el municipio de Urique, se adueñó de la vida y acciones de los pobladores de esa región de la Sierra Tarahumara.


‘El Chueco’ es el principal sospechoso del homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora, ultimados al interior de una iglesia en el poblado de Cerocahui.

El grupo criminal es el principal operador del Cártel de Sinaloa, cuya influencia abarca desde Urique hasta Guazapares y Chínipas, así como en varios municipios del vecino estado de Sonora, como Álamos, Navojoa, entre otros.

Tiene bajo control Urique, uno de los principales destinos turísticos del estado. Ahí se ubican las Barrancas del Cobre, y es donde el ferrocarril Chihuahua al Pacífico muestra algunos de los paisajes más espectaculares de su travesía.

También lee: