¿Por qué EU tiene 'entre ceja y ceja' a Huawei?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué EU tiene 'entre ceja y ceja' a Huawei?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué EU tiene 'entre ceja y ceja' a Huawei?

bulletExpertos en seguridad acusan que las acciones del gigante chino de las telecomunicaciones hacen dudar de sus intenciones, por lo que han llamado a no utilizar sus equipos.

Bloomberg / Todd Shields
22/12/2018
La empresa china ha sido acusada de espionaje industrial
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Huawei buscaba una mejor manera de probar sus teléfonos, por lo que envió a un ingeniero a ver a Tappy, un robot en el laboratorio de su socio T-Mobile en Bellevue, Washington.

El incansable Tappy, manejado por computadora, toca las pantallas táctiles de los celulares, simulando semanas de uso en un día. El ingeniero enviado por Huawei tenía curiosidad por los dedos de Tappy, así que guardó uno en una bolsa de ordenador portátil y se fue con él, un acto que T-Mobile consideró un robo.

El incidente de 2013, descrito en un demanda judicial presentada el año siguiente por T-Mobile, es el tipo de presunto comportamiento de la principal fabricante de equipos de telecomunicaciones de China que preocupa a los expertos en seguridad.

A partir de esta preocupación, algunos de ellos han llamado a no utilizar equipos de la compañía en la red 5G que se está desplegando para conectar fábricas, vehículos, hogares, redes de servicios públicos y más.

Huawei ha negado en reiteradas ocasiones el robo de propiedad intelectual o copiar injustamente la tecnología de otras compañías. Ante el veto promovido contra sus equipos, la empresa ha dicho que eso dañará a la industria e interrumpirá el desarrollo de la nueva tecnología de alta velocidad.

La conducta de Huawei vuelve a estar en el ojo del huracán tras el arresto este mes, en Vancouver, de su directora financiera, Meng Wanzhou, acusada de estafar bancos para infringir sanciones contra Irán. La hija del multimillonario fundador de la empresa, Ren Zhengfei, podría ser extraditada a Estados Unidos en un caso que provocó una disputa diplomática.

El arresto de Meng ocurrió luego de una serie de acusaciones del Gobierno de EU sobre una posible amenaza a la seguridad en la red. El país norteamericano presionó a las administraciones europeas para que eviten los dispositivos de Huawei, argumentando que la firma facilita el espionaje chino, algo que la empresa siempre ha desmentido.

En 2012, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes publicó un informe en el que describe a Huawei como "una compañía que ha incumplido las obligaciones legales de EU y los estándares internacionales de comportamiento comercial".

El organismo instó a la comunidad de inteligencia del país a "mantenerse vigilante" y señaló que los funcionarios de seguridad nacional deben bloquear las adquisiciones que involucren a Huawei o a la también china ZTE.

Años antes, Cisco interpuso un recurso para impedir que Huawei vendiera conmutadores y enrutadores de tráfico de datos supuestamente basados en sus patentes y derechos de autor. El litigio terminó luego de que Huawei aceptara dejar de vender los productos en cuestión en 2003.

En 2010, la compañía no logró alcanzar acuerdos para comprar fabricantes de software y equipos inalámbricos estadounidenses, según informes, porque los vendedores no estaban seguros de que la compañía obtendría el visto bueno. En 2008, Huawei y Bain Capital Partners abandonaron una oferta por la fabricante de equipos para redes informáticas 3Com al no poder disipar las inquietudes en cuanto a la seguridad planteadas por funcionarios estadounidenses.

Huawei dejó de ser proveedor de T-Mobile y en 2017 un juez decretó el pago de 4.8 millones de dólares a la compañía estadounidense en daños por incumplimiento de contrato, pero rechazó las acusaciones de apropiación indebida de secretos comerciales.

Ambas partes luego acordaron abandonar el caso tras efectuar negociaciones. Michael Kipling, abogado en el caso de T-Mobile, optó por no hacer comentarios y no fue posible comunicarse con el abogado Bo Yue, que representó a Huawei.