Amazon se prepara para convertir cena de Acción de Gracias en una batalla en línea
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Amazon se prepara para convertir cena de Acción de Gracias en una batalla en línea

COMPARTIR

···

Amazon se prepara para convertir cena de Acción de Gracias en una batalla en línea

La empresa ofrecerá para la festividad de esta semana su servicio de entrega de comida de última hora en línea, un mercado al que se están sumando más competidores.

Bloomberg Por Spencer Soper
20/11/2018
El pavo es la 'estrella' de las cenas de Acción de Gracias en Estados Unidos
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El pavo de Acción de Gracias se está dorando, los invitados están en camino y de pronto te das cuenta de que olvidaste la crema batida para el pastel de calabaza casero que se está enfriando en la ventana. No te preocupes, Amazon está a la orden para rescatarte.

El minorista en línea más grande del mundo ofrecerá la entrega rápida de comestibles desde las tiendas de Whole Foods en Chicago y otras ciudades hasta las 14:00 horas del próximo jueves, un experimento de aplicación de las entregas de último momento a la preparación de comidas festivas que ya le dio ventaja entre los compradores de regalos para las fiestas de fin de año.

El año pasado, Amazon entregó su última orden de Navidad –que incluía un auto de juguete a control remoto- a las 23:58 del 24 de diciembre.

La apuesta de Amazon al Día de Acción de Gracias es el ejemplo más reciente de cómo los minoristas, las startups y los capitalistas de riesgo prueban cualquier cosa para obtener una ventaja mientras las ventas de comestibles se trasladan a internet.

Walmart invierte en la entrega a domicilio con Deliv y otros socios para mantener su puesto de mayor tienda de comestibles del país y aprovechar la enorme presencia de sus locales.

Por otra parte, en mayor, Kroger anunció una inversión en la tienda británica en línea de comestibles Ocado Group.

Además, los capitalistas de riesgo extienden cheques por Instacart y Deliv, que en ambos casos están viendo importantes repuntes de tiendas de comestibles que no son Walmart. Los inversores incluso apuestan a que una nueva generación de microondas inteligentes y hornos tostadores algún día automatizará el reabastecimiento de la alacena.

Los empresarios y los ejecutivos han olvidado fracasos del pasado como Webvan y tropiezos más recientes como Blue Apron. En cambio, son optimistas respecto de que la mayor de todas las categorías minoristas finalmente esté entrando a la era digital.

Las festividades de fin de año podrían demostrar que tienen razón. Alrededor del 16 por ciento de las personas que preparan comidas festivas pedirá comestibles en línea, la mitad de ellas por primera vez, de acuerdo con una encuesta de la compañía de cadenas de abastecimiento JDA Software de Scottsdale, Arizona.

“Los consumidores se están volcando rápidamente a la entrega de productos de almacén”, señaló la vicepresidente de JDA, JoAnn Martin.

“No hay indicios de que esto sea una moda. Los minoristas de comestibles que no mejoren las acciones de conveniencia quedarán rezagados”, advirtió.

El hecho de que en 2017 Amazon comprara Whole Foods por 13 mil 700 millones de dólares advirtió a la industria que se aproximaban cambios y que haría falta algo más que leche con descuento y exhibidores de galletas para hacerse con nuevos negocios.

Los hábitos de compra arraigados y el deseo de los consumidores de elegir los alimentos frescos han impedido que las ventas de comestibles se trasladaran a las tiendas digitales con la misma velocidad que los libros, los juguetes y la electrónica, pero la magnitud del mercado significa que incluso un pequeño traslado constituye una enorme oportunidad.