Empresas

La ‘autoconstrucción’ le puede salir más cara a tu bolsillo y te decimos por qué

KeObra, Humábitat y Construrama ofrecen asesorías.

La autoconstrucción de vivienda, sin la supervisión de arquitectos, ingenieros y profesionales podría desatar el encarecimiento de hasta 50 por ciento en las obras, mayor tiempo de entrega y generar desorden, advirtieron especialistas.

“Hacer un proyecto de autoconstrucción sin una asesoría correcta puede llegar a encarecer la construcción hasta un 50 por ciento, y también el 30 por ciento de los materiales que se ocupan pueden llegar a ser desperdicio, estamos hablando de eficientar el 30 por ciento de los recursos económicos y materiales”, dijo a El Financiero Ernesto Nava y Lara, CEO de la plataforma KeObra, que brinda tutoriales y calculadoras de mano de obra y materiales para quienes quieren edificar.

De acuerdo con el especialista, alrededor del 70 por ciento de viviendas que se edifican en todo el país lo hacen a través de algún proceso de autoconstrucción, por lo cual es necesario brindar asesoría, principalmente a la población más desatendida que conforman los niveles socioeconómicos medios y más bajos.


“La gente no conoce muy bien un proceso de autoconstrucción, la vida los lleva a que autoconstruyan, sin embargo, no hay conocimiento previo ni técnico que se requiere para poder construir de una forma eficiente ni tampoco tener una lista de materiales correctos o lo que le tiene que pedir a los trabajadores de la construcción”, agregó.

Para los especialistas la autoconstrucción, bien asistida, puede contribuir a reducir el rezago habitacional de más de 8.5 millones de viviendas en el país.

Sin embargo, la falta de recursos para completar el proyecto de vivienda por cuenta propia, así como la poca experiencia por parte de los involucrados podrían retrasar incluso hasta 20 años la edificación de la vivienda.

“La mayoría de las veces el mexicano opta por la autoconstrucción porque se lleva la obra por etapas conforme vaya saliendo el dinero, lo cual muchas veces hace que la construcción sea mucho más cara, pero a la vez puede ser la única manera de realizarlo”, comentó por su parte el arquitecto Matía Di Frenna Müller, CEO de la firma Di Frenna Arquitectos.

Agregó que los recientes cambios para impulsar nuevas políticas de crédito para la autoconstrucción a través de instituciones como el Infonavit o el Fovissste podrían traer grandes beneficios al sector profesional, si no se abusa de los programas y se adaptan a las necesidades y presupuesto del cliente.

“Hay un desconocimiento también de créditos que se pueden tomar o maneras de construir más económicas. Es difícil verle beneficios para nuestro sector ya que implica una baja grande de oportunidades de trabajo de nuestro gremio”, señaló.

Además, el alto costo de la vivienda y los bajos ingresos para adquirir un financiamiento, han orillado a miles de mexicanos a autoconstruir con apoyo de mano de obra local y consumo de materiales en tiendas de conveniencia.

Ante esta nueva realidad, firmas como Construrama, Bien para Bien, USG, Rotoplas, Disensa y Black & Decker, han buscado la oportunidad de involucrarse en el proceso brindando asesorías, promociones y apoyo a los pequeños constructores del país.

Contener el desorden

La autoconstrucción se ha convertido en la única opción para millones de familias que viven en las periferias de las principales ciudades, así como en zonas rurales o marginadas. De acuerdo con datos de la Conavi, sólo en la región sur-sureste existen 4 millones 407 mil 897 viviendas con rezago, que representan casi el 52 por ciento del total en el país.

“Sabemos que Chiapas, Oaxaca y Veracruz son los que más invierten en recursos propios para construir sus viviendas y Tabasco, Chiapas y Oaxaca son estados donde por lo regular se asesoran o acercan con algún trabajador de la construcción para poder llevar un proceso correcto”, agregó Nava y Lara.

Sin embargo, ante el crecimiento de la mancha urbana y las viviendas, especialistas señalan que se debe contener el desorden y brindar de infraestructura suficiente ‘para no repetir errores del pasado’ que ocasionaron el abandono de más de 650 mil viviendas y generaron que más de 13.8 millones de personas no cuenten hoy con una vivienda adecuada.

“La autoconstrucción sin ninguna directriz va resolviendo lo inmediato de cada familia, pero cuando repites esta operación miles de veces en segmentos de territorio, lo que vas teniendo es un desastre urbano porque se deja a la deriva todo el espacio público”, comentó Rafael Rafael Barona Caghlan, CEO de la firma de prefabricados para la construcción Humábitat.

Yuri Zagorin, presidente de la Canadevi Valle de México, advirtió que, ante los recientes cambios en el Infonavit para fomentar la venta de terrenos, el sector podría enfrentar riesgos como fraudes o falta de regulación para la venta de la tierra.

“La preocupación principal está en la tenencia de la tierra, que se preste a temas de especulación o peor a fraudes, que pasa muchísimo en temas de la tenencia”, dijo el presidente de la Canadevi Valle de México.