¿Se te antoja un 'tequilita' cuando hace frío? La ciencia te explica la razón
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Se te antoja un 'tequilita' cuando hace frío? La ciencia te explica la razón

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Se te antoja un 'tequilita' cuando hace frío? La ciencia te explica la razón

bulletDe acuerdo con un estudio del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, las personas que viven en lugares con menos luz solar consumen más alcohol, lo que también deriva en un aumento de cirrosis.

Notimex
16/11/2018
Actualización 17/11/2018 - 9:42
Las personas que viven en lugares más fríos consumen más alcohol, de acuerdo con un estudio del UPCM.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las personas que viven en regiones más frías y con menos luz solar consumen más alcohol, lo que se asocia a un incremento de cirrosis, según una nueva investigación desarrollada por un equipo de Estados Unidos, México y España.

El objetivo del estudio, publicado en la revista especializada Hepatology, fue investigar si el clima tiene un efecto causal en el consumo de alcohol y su peso en la cirrosis.

"Este es el primer estudio que demuestra sistemáticamente que en todo el mundo y en Estados Unidos, en áreas más frías y en áreas con menos sol, tiene más alcohol y más cirrosis alcohólica", señaló el autor principal Ramon Bataller, del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (UPMC).

Con datos de la Organización Mundial de la Salud, la Organización Meteorológica Mundial y otras bases de información, el grupo encontró una correlación negativa entre los factores climáticos (temperatura media y horas de luz solar) y el consumo de alcohol.

La UPMC destacó en un comunicado que el alcohol es un vasodilatador: aumenta el flujo de sangre caliente a la piel, que está llena de sensores de temperatura, por lo que beber puede aumentar la sensación de calor.

Los investigadores analizaron datos de 193 países y 50 estados de Estados Unidos, entre ellos registros de consumo de alcohol, patrón de consumo e indicadores de salud.

Los parámetros climáticos comprendieron la clasificación de Koppen-Geiger, el promedio anual de horas de sol y la temperatura promedio anual.

Los investigadores también encontraron evidencia de que el clima contribuyó a una mayor carga de enfermedad hepática alcohólica.

Entre los autores que participaron en esta investigación figura Mónica Cruz-Lemini, de la Universidad Nacional Autónoma de México en Juriquilla, Querétaro, así como José Altamirano, del Hospital Quirónsalud en Barcelona, España.