Dolce & Gabbana, Pepsi, H&M, McDonald’s: los errores de marketing no tienen fronteras
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dolce & Gabbana, Pepsi, H&M, McDonald’s: los errores de marketing no tienen fronteras

COMPARTIR

···
menu-trigger

Dolce & Gabbana, Pepsi, H&M, McDonald’s: los errores de marketing no tienen fronteras

bulletLa historia de la publicidad está repleta de tropiezos por parte de diversas compañías. Dolce & Gabbana es la más actual, pero otras grandes marcas también han tenido errores recientemente.

Bloomberg / Thomas Pfeiffer y Joe Mayes
22/11/2018
Actualización 22/11/2018 - 15:26
Las compañías han retirado su publicidad luego de ser cuestionada por los usuarios en redes
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La indignación se está extendiendo en China luego de que un anuncio de la marca de lujo italiana Dolce & Gabbana mostrara a una modelo china con dificultades al momento de comer spaguetti y pizza con palillos.

Esta no es la primera vez que los gerentes de una marca piensan que es una buena idea jugar con estereotipos culturales, con lo que solamente consiguen acusaciones de insensibilidad y racismo. En ocasiones, los anuncios resultan de decisiones tomadas por equipos locales que no saben lo que puede ofender a personas de países diferentes. Otras veces el comercial simplemente no es divertido, ni en el país de origen ni en ningún lugar.

La creciente economía de China ofrece jugosas oportunidades para las marcas de Occidente. Sin embargo, esto viene junto a un gran potencial de desastres de marketing.

Mercedes se disculpó este año después de citar al Dalai Lama -el líder espiritual tibetano que es visto como una amenaza para Beijing- en una publicación de Instagram enfocada en China.

Gap retiró una playera que incluía un mapa de China sin algunos territorios que reclama el ‘gigante asiático’. Referencias a Taiwán y el Tíbet como naciones independientes también han afectado a la cadena de ropa Zara, al operador de hoteles Marriott International y a la aerolínea Delta Air Lines.

“Crear contenido sin pensar más allá y sin rigor puede ser bastante peligroso”, dijo Johnny Hornby, CEO del grupo de agencias de publicidad The&Partnership. “Por ahorrar al no hacer las cosas de forma adecuado, ¿cuánto le costó eso a tu marca?”, añadió.

La historia de la publicidad está repleta de tropiezos que van desde la marca Edsel, de Ford, hasta la ‘New Coke’. Aquí hay unos ejemplos más recientes que muestran que los errores en anuncios no conocen fronteras.

La cadena de ropa H&M se disculpó y tuvo que cerrar temporalmente algunas tiendas en Sudáfrica a inicios de este año luego de protestas contra un anuncio online que mostraba a niños de raza negra modelando sudaderas con la leyenda ‘El mono más cool de la jungla’.

La prenda apareció en la tienda de ecommerce de la marca, lo que provocó una ola de críticas en redes sociales e incluso causó que el artista canadiense The Weeknd cancelara su colaboración con la compañía. El incidente profundizó el sentido de crisis de H&M, cuyas acciones han caído desde 2015 al tiempo que las ventas se han estancado.

Un comercial de Pepsi del año pasado fue golpeado en redes sociales, además de que provocó el enojo del movimiento Black Lives Matter.

Se trata del anuncio con la modelo Kendall Jenner, quien ofrece una Pepsi a un policía en medio de una manifestación. La refresquera quitó el comercial dos días después y se disculpó. “Pepsi trataba de proyectar un mensaje global de unidad, paz y entendimiento. Claramente no lo logramos”, dijo la compañía en un comunicado.

El gigante estadounidense de las bebidas volvió a fallar el año pasado cuando su negocio británico de papas fritas, Walkers Crisps, lanzó una campaña online que asoció su marca con imágenes de criminales y dictadores.

En una promoción que alentaba a la gente a enviar selfies para ganar boletos para eventos deportivos, algunos usaron imágenes del dictador soviético Josef Stalin y del asesino serial Harold Shipman, las cuales fueron tuiteadas por Walkers de forma automática junto con un video pregrabado con Gary Lineker, una exestrella del futbol que respalda la marca.

Dove, la marca de jabones propiedad de Unilever, pidió disculpas el año pasado después de publicar un anuncio en redes sociales que algunos usuarios describieron como racista.

El comercial mostraba a una mujer de piel negra que, al quitarse su playera, presentaba a una mujer de piel blanca con ropa similar. Unos vieron esta publicidad como una referencia a que ser blanco es más limpio que ser negro.

Anteriormente, Dove había ganado elogios por publicar comerciales con modelos de apariencia ordinaria, diversas edades, formas corporales y orígenes étnicos.

La marca de cuidado de piel, que es propiedad de la alemana Beiersdorf, sacó una imagen en Facebook para Medio Oriente el año pasado en donde incluía el texto “Blanco es pureza” en la espalda de una mujer con bata de baño.

El anuncio intentaba promover la gama de desodorantes invisibles de la compañía, pero fue ampliamente compartido en redes sociales por grupos racistas. La empresa se disculpó, diciendo que el comercial fue “erróneo”.

Mientras algunos comerciales son ofensivos, otros simplemente son de mal gusto. McDonald’s retiró un anuncio en Reino Unido el año pasado, en el cual un niño le pregunta a su mamá en qué se parecía él con su papá fallecido.

Al parecer no tienen nada en común, pero al final del comercial el niño se da cuenta que ambos comparten una comida favorita: el ‘Filet-o-Fish’ de McDonald’s.