Viajes

5 destinos para celebrar el Día de Muertos

Recordar y celebrar a quienes ya no se encuentran entre nosotros es una tradición que se celebra en diversas partes de México, donde podrás conocer sus tradiciones, al mismo tiempo que visitas sitios emblemáticos y pruebas alimentos únicos de cada destino.
Redacción
27 octubre 2017 20:44 Última actualización 27 octubre 2017 20:46
Destinos para celebrar el Día de Muertos

Foto: Luis Rojas

La celebración del Día de Muertos es una de las fiestas más importantes y representativas para los mexicanos. Es una fecha en la que no sólo se veneran a los muertos, sino que se convierte en un divertido y colorido jolgorio.

El origen de esta fiesta se remonta a la época prehispánica, y fue a través de la mezcla de esas tradiciones traídas por los colonizadores que nacieron las actuales celebraciones de Día de Muertos. Cada región en México tiene sus propias costumbres que los distinguen del resto.

Estas son cinco destinos que la plataforma online Clickbus recomienda para visitar en estas fechas y disfrutar de esa tradicional fiesta, además de degustar pan de muerto, chocolate caliente y platillos regionales.

1
Mérida, Yucatán


Atlar Hanal pixán

En la península yucateca, la celebración a los muertos se llama “Hanal pixán”, se lleva a cabo del 31 de octubre al 2 de noviembre.

Es una celebración que mezcla costumbres mayas con católicas, los pobladores de esta ciudad y pueblos cercanos realizan una ofrenda sobre una mesa con mantel blanco, y acostumbran limpiar sus casas durante el día para dejarlas impecables y así dar la bienvenida a las almas de sus difuntos.

El platillo tradicional de esta temporada son los tamales rellenos de guisados, los cuales se guisan con la técnica tradicional conocida como “pib”, la cual consiste en cocinar a la leña dentro de un agujero en la tierra.

1
Pomuch, Campeche


Día de muertos en Pomuch

Es otro pueblo con tradición y herencia maya, su costumbre más característica es la exhumación. La tradición indica que, después de tres años, los restos de los familiares deben ser desenterrados, limpiados y arreglados para honrar a los difuntos y colocarlos en osarios donde se les reza para desearles paz.

Los osarios son pintados de colores encendidos y alegres, además de indicarse en ellos el nombre completo de los difuntos, para honrar sus apellidos y herencia maya.

1
Cholula, Puebla


Panteón Cholula

En esta ciudad poblana se percibe a la muerte, no como el fin de la vida, sino como una continuación de la misma, por lo que el carácter de esta fiesta es sumamente alegre.

Los festejos comienzan el 28 de octubre para recordar a los difuntos hasta el 2 de noviembre que se reciben a todas las almas para convivir y despedirse de ellas. A lo largo de todas sus fechas, los pobladores de la ciudad preparan los alimentos preferidos de sus difuntos, entre los que destacan el famoso mole poblano y el tradicional pan de muerto.

1
Tuxtepec, Oaxaca


Tapetes de acerrín, Tuxtepec

La fiesta de los difuntos en Tuxtepec conserva y respeta los elementos más tradicionales de las ofrendas, como la flor de cempasúchil, las veladoras formando una cruz, el agua, la sal y el incienso.

Lo más característico entre los altares de Tuxtepec, sin embargo, son los tapetes de aserrín, llenos de colores y motivos religiosos tanto católicos como indígenas. Éstos son preparados con días de antelación y una precisión milimétrica para que estén listos en la Noche de Todos los Santos, además de realizarse un concurso de tapetes de aserrín en la plaza central del pueblo, atrayendo a visitantes de pueblos vecinos y turistas de todo el país.

La fiesta se complementa con la gastronomía local, incluyendo su tradicional chocolate caliente, mole negro, pan de muerto y mezcal.

1
Xalapa, Veracruz


Desfile musical Xalapa

En esta ciudad colonial, la festividad del día de muertos se ha ido transformando con el paso del tiempo, y actualmente se celebra con un formato de festival cultural, donde además de las tradiciones religiosas, se realizan diferentes actividades artísticas.

El Festival Mictlán se realiza año con año y en él se pueden apreciar actos musicales, de literatura, declamación poética, teatro y danza, además de recorridos por los panteones y mucha comida regional.