Universidades

Tecnología médica mexicana con sello de Harvard 

Un grupo de tres científicos mexicanos se encuentran desarrollando en el Hospital General de Massachusetts y en la Universidad de Harvard, un dispositivo óptico que permitirá monitorear y evaluar el proceso de cicatrización de las heridas
Redacción 
18 agosto 2015 16:50 Última actualización 18 agosto 2015 16:55
Harvar

En Estados Unidos hay más de un millón 300 mil pacientes que son atendidos con heridas crónicas al año. (Foto tomada de Conacytprensa.mx)

Los científicos mexicanos Juan Pablo Padilla Martínez, Walfre Franco y Antonio Ortega desarrollan en el Wellman Center for Photomedicine, del Hospital General de Massachusetts, y en la Universidad de Harvard, un dispositivo óptico que ayudará a monitorear y evaluar el proceso de cicatrización de las heridas.

Pese a la gran cantidad de personas que se atienden con heridas y al alto costo para su atención, hoy en día no existe ningún aparato que pueda evaluar si una herida va sanando bien. Actualmente las evaluaciones de cicatrización se hacen mediante los conocimientos y experiencias de los doctores, indicó Padilla Martínez.

Por tal motivo y como parte de los estudios de posdoctorado de Padilla Martínez, los científicos mexicanos desarrollan un equipo óptico que permita detectar cambios en intensidad de la fluorescencia emitida por la herida, cuando esta es irradiada con un flash de luz ultravioleta.


Estos cambios en intensidad son importantes porque se pueden correlacionar con procesos biológicos específicos de la curación de la herida, indicó Padilla. 

“Se ha visto que si se lanza un flash de luz ultravioleta a una longitud de onda de 290 nanómetros, el aminoácido esencial llamado triptófano —el cual está presente en las capas de la piel— absorberá esta energía y emitirá luz a 340 nanómetros. Recientemente, se mostró que la fluorescencia del triptófano se puede usar como un marcador fluorescente para evaluar la formación de la barrera en heridas”, explicó el especialista mexicano

Padilla cree que el equipo que se desarrolla es importante porque cada vez es más frecuente que a los centros de salud, clínicas u hospitales lleguen pacientes con heridas crónicas.

“En Estados Unidos hay más de un millón 300 mil pacientes que son atendidos con heridas crónicas al año y su tratamiento tiene un costo estimado de 20 mil millones de dólares”, subrayó Padilla Martínez.

Actualmente los investigadores se encuentran realizando experimentos en animales esperando poder evaluar el prototipo en un entorno clínico.

"En los próximos días comenzaremos experimentos exploratorios en heridas en piel provocadas quirúrgicamente en ratas, con el propósito de evaluar la formación de la barrera y la remodelación dérmica", dijo Padilla.

"Para el próximo año, se pretende evaluar este prototipo en un ambiente clínico y con pacientes del Hospital General de Massachusetts", agregó.