Universidades

UNAM apoya al medio ambiente con la limpia de residuos

El laboratorio de Biogeoquímica Ambiental de la Facultad de Química de la UNAM es el primero en conseguir acreditación como laboratorio de ensayo para pruebas de residuos y suelo en la institución.
Redacción
17 noviembre 2014 13:51 Última actualización 17 noviembre 2014 14:56
UNAM LAB

Los proyectos del laboratorio se realizan con el apoyo de investigadores de institutos de la UNAM y de otros centros de investigación nacionales e internacionales. (Foto tomada de http://www.gacetadigital.unam.mx/)

El laboratorio de Biogeoquímica Ambiental de la Facultad de Química (FQ) es el primero de la UNAM en conseguir la acreditación como Laboratorio de Ensayos, específicamente en pruebas de residuos y suelos.

“Somos los únicos en la UNAM que hemos logrado esta acreditación en pruebas de residuos y suelos; con ello se podrá brindar apoyo a un gran número de investigadores, quienes antes acudían a laboratorios privados e, incluso, se les podrá apoyar en la interpretación de sus datos”, dijo la responsable del espacio, Margarita Eugenia Gutiérrez Ruiz.

“También es funcional para nuestros propios análisis, pues estamos involucrados en varios proyectos de investigación”, agregó.

Uno de los proyectos de la UNAM más importantes en el área fue el desarrollo de la tecnología para el manejo de residuos ricos en cromo hexavalente , trabajo al que se le otorgó el Premio Nacional Serfin El Medio Ambiente.

La tecnología creada en este proyecto fue utilizada para implementar la primera planta de estabilización de cromo en México ubicada en San Francisco del Rincón, Guanajuato, proyecto desarrollado en conjunto con el gobierno alemán y autoridades ambientales del gobierno mexicano.

De igual manera, participó en la limpieza de residuos del terreno que ocupaba la fundición de plomo Industrial Minera México, en Monterrey, Nuevo León, para incorporarlo al uso urbano.

En la actualidad, el laboratorio trabaja en colaboración con el Instituto de Geología en un proyecto similar al regiomontano, pero en San Luis Potosí, donde se remedia un terreno de 400 hectáreas que albergó plantas de fundición de cobre y plomo.

El aval fue otorgado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) en cinco técnicas entre las cuales destaca la de muestreo de suelos contaminados con metales.