Universidades

Escuelas normales rurales: presente y futuro

La Ibero fue sede del Foro 'Escuelas normales rurales. Presente y futuro', al que acudieron docentes normalistas, y expertos en la materia. En la mesa de reflexión se habló la alternativa que representan las normales para los 9 millones de niños en el campo mexicano, entre otros temas.
Redacción
12 noviembre 2014 14:17 Última actualización 13 noviembre 2014 13:55
Seminario Ayotzinapa

(Cortesía Ibero)

La Universidad Iberoamericana a organizó el Foro “Escuelas normales rurales. Presente y futuro”.

El foro lo organizó el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide) de la Universidad Iberoamericana, al cual acudieron los docentes normalistas Jesús Manuel Mendoza y Dalia Guzmán Vázquez, así como las expertas en la materia, Alicia Civera y Rosa María Torres.

En las mesa de reflexión se habló de la alternativa que representan las normales rurales para los casi nueve millones de niños que viven en condiciones de pobreza en el campo mexicano.

Entre las propuestas discutidas se destacó el legitimar el papel de las normales y sus egresados, además de establecer condiciones mínimas para la administración de recursos y fortalecer la transparencia.

También se habló de la necesidad de analizar lo que demanda la educación básica en entornos rurales más allá de los planes de estudio.

Las normales rurales no son solamente escuelas que otorgan conocimientos básicos a los niños y los jóvenes del campo mexicano, sino que se desenvuelven en la dinámica comunitaria, explicaron los ponentes.

“Una forma de defender a las escuelas normales rurales es expandir la información que existe en torno a ellas”, explicó Jesús Manuel Mendoza, maestro normalista y docente de la Escuela Normal Rural General "Matías Ramos Santos" de Zacatecas.

Otro aspecto que los académicos convocados discutieron en la mesa fue la reflexión sobre el manejo mediático de las protestas de los normalistas, sobre todo después de los hechos acaecidos desde septiembre en Iguala, Guerrero.

El foro concluyó con una reflexión sobre la importancia de revindicar el papel del maestro normalista rural, de modo que sea concebido no sólo como un proveedor de servicio, o un docente en una escala menor a los profesores que ejercen en centros urbanos.