Zuckerberg hizo estallar Facebook desde adentro
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Zuckerberg hizo estallar Facebook desde adentro

COMPARTIR

···
Tech

Zuckerberg hizo estallar Facebook desde adentro

Los cambios anunciados la semana pasada al news feed de Facebook son de los más relevantes que se han hecho; por ello, la columnista de Bloomberg Shira Ovide analiza su posible impacto a la plataforma y a la empresa.

Shira Ovide
15/01/2018
,

Durante gran parte de los últimos meses, Mark Zuckerberg ha estado pensando en voz alta acerca de la misión de Facebook. Siguió diciendo que quería que Facebook se convirtiera en un lugar para la interacción social significativa. Su resolución para 2018 fue "arreglar" Facebook.

Fue un llamado a las armas, pero ¿para qué? No estaba claro cómo sus meditaciones podrían traducirse en cambios sustanciales para más de dos mil millones de personas. Ahora lo sabemos.

Zuckerberg reveló el jueves por la noche el billonésimo, y ​​aparentemente el más drástico, cambio en cómo Facebook determina lo que la gente ve cuando navega por la red. El objetivo declarado es hacer que Facebook se sienta menos como un sumidero deprimente. (Zuckerberg no lo puso de esa manera).

La compañía está reprogramando sus computadoras para priorizar las publicaciones en las que las personas se sientan forzadas a interactuar de una manera rica, por ejemplo, escribiendo una larga respuesta a un afligido miembro de la familia o teniendo un intercambio con amigos sobre una loca noticia televisiva local. Parece un retorno a las raíces de Facebook.

La compañía quiere que las personas naveguen sin rumbo y naveguen menos por Facebook y en cambio se revuelquen un rato en una o más interacciones significativas. Queda por ver si esto hace que las personas se sientan menos mal acerca de salir de Facebook o si hace de Facebook una herramienta menos para la propaganda o la desinformación. Las personas comparten fotos de cachorros en Facebook, pero también diatribas engañosas sobre personas que no les gustan, y la desinformación resulta bastante atractiva.

Los efectos del cambio de estrategia de Facebook son difíciles de saber con certeza; la compañía con frecuencia sacude lo que prioriza en el llamado ‘news feed’. Pero este cambio suena como algo único; es probable que Facebook se convierta en un lugar muy diferente al que es hoy en día.

La gran advertencia es que Zuckerberg espera que los cambios conduzcan a una disminución en el tiempo colectivo que los usuarios pasan allí. Existe una relación directa entre la cantidad de tiempo que las personas pasan navegando en Facebook y los ingresos. Más tiempo se traduce en más espacios para que Facebook venda anuncios, lo que se traduce en desbordamiento de las cajas registradoras de Facebook.

Algunos analistas bursátiles se preocuparon el viernes de que Zuckerberg no abordara las posibles implicaciones comerciales del cambio de misión de Facebook o que no parecieran importarle. Vale la pena señalar que los inversores tienden a decir que quieren que las empresas realicen cambios a corto plazo para mejorar la salud a largo plazo de las empresas, estamos a punto de ver si los inversores ponen su dinero detrás de los principios de Zuckerberg y los suyos. Si el crecimiento de los ingresos de Facebook disminuye en los próximos meses, ¿entrarán en pánico?

Los grandes perdedores, además de los estómagos de los inversionistas, son millones de empresas que buscaron construir un negocio en Facebook. La compañía advirtió que es probable que sus sistemas distribuyan menos información de las cuentas de Facebook de las empresas y más de las cuentas personales.

Eso es malo para las organizaciones de noticias, entretenimiento, cafeterías y las grandes corporaciones que intentan llegar a clientes existentes y potenciales en Facebook. Esas empresas necesitan ajustarse por billonésima ocasión a las reglas de Facebook. Y ni siquiera tienen una copia del libro de reglas, solo Facebook lo tiene.

También pueden estar por llegar más cambios, que harán que Facebook juegue un papel más directo en la determinación de las fuentes de noticias legítimas en sus lugares de reunión digitales. Eso es algo que las organizaciones noticiosas en particular han impulsado a Facebook y Google a hacer, pero esas superpotencias tecnológicas se han mostrado reacias a dictar qué son noticias confiables y qué es una tontería.

Fue una admisión deslumbrante el mes pasado cuando los propios investigadores de Facebook concluyeron que la forma en que muchas personas usan la red social, desplazándose pasivamente a través de sus publicaciones, hace que la gente se sienta mal. Imagínese si Ford le hubiese dicho a la gente que realizar largos recorridos solo era malo para su salud mental.

No sé si Zuckerberg puede "arreglar" Facebook a través de los cambios que está haciendo. Pero está claro que, como muchas otras personas ajenas a la compañía, se lamentó de las desagradables desventajas del producto que creó. Puede que los cambios no sean suficientes o incluso correctos en absoluto, pero está tomando lo que parecen pasos audaces para hacer explotar Facebook desde adentro.

Cuando Facebook, Google y otras firmas de tecnología consagran a sus fundadores con el poder de desautorizar a todos los demás accionistas, este es exactamente el momento al que aspiran. Zuckerberg no tiene que temer que lo despidan de su trabajo porque está cambiando intereses a corto plazo por aspiraciones a largo plazo con ramificaciones sociales globales e incertidumbres financieras para una de las empresas más valiosas del mundo.

Zuckerberg tiene poder absoluto. Ahora tenemos una prueba de laboratorio en el mundo real de si lo está usando sabiamente.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de Bloomberg LP y sus dueños, ni tampoco la de El Financiero.

*Shira Ovide es una columnista de Bloomberg Gadfly que cubre tecnología. Anteriormente fue reportera de Wall Street Journal.

Twitter: @ShiraOvide

,